Riesgos de la liposucción

por | 19 de diciembre de 2010

Si estás pensando en someterte a una liposucción porque ya estás cansada de dietas y ejercicios, sin obtener resultados, debes tomar en cuenta los riesgos que implica una de estas intervenciones. No olvides que no todo es como lo cuentan.

Para comenzar, algo muy importante es contactar a un cirujano plástico profesional que cuente con experiencia y esté certificado, ya que esta es una operación donde existen peligros como problemas con la anestesia, infecciones, errores médicos, fallas en el corazón etc., de ahí que sea muy importante contar con atención especializada.

Los resultados se verán al cabo de un tiempo y podrán significar una pequeña o gran diferencia, según el paciente, quien debe tener en cuenta que, aparte del peligro de sufrir algún problema durante la operación, como que se infiltre grasa en alguna vena, también está la larga recuperación.

El cuerpo se llena de moretes, está muy adolorido y con pequeñas heridas que, además de supurar sangre y líquidos usados para eliminar la grasa, tienen que estar bajo estricta higiene para evitar infecciones. Se deben usar fajas apretadas en el cuerpo entero, para que la piel no se quede suelta.

Probablemente, el paciente tenga que regresar al trabajo y a todas sus actividades, mientras se recupera, así que tendrá que lidiar con la faja y demás. También están las incomodidades por el endurecimiento o inflamación y el escozor de las cicatrices. Finalmente, al cabo de tres meses, todo volverá a la normalidad.

Algo muy importante es que no esperes milagros, pues existe una cantidad límite de grasa que se puede sacar del cuerpo (entre 7 y 8 litros aproximadamente). ¡Por ningún motivo aceptes los servicios de alguien que te ofrezca quitarte más litros, pues tu vida estaría en peligro!

Por último, recuerda que sin duda, quedarás más delgada, pero eso no significa que no volverás a engordar, así que no podrás decirle adiós al ejercicio y las dietas.