¡Quiero hacer snowboard!

por | 6 de noviembre de 2014

Si estás pensando en empezar clases de snowboard, puede que estés buscando información por todo Internet sobre los puntos básicos que debes aprender para empezar a deslizarte por las pistas y lo más rápido posible hacia el snowpark o el half-pipe más cercano.

Si quieres ir avanzando, puedes aprovechar para descubrir si eres regular o goofy, es decir, descubrir qué pie deberás poner en la fijación delantera y qué pie en la trasera. Esto viene siendo un ejercicio de autoconocimiento sencillo, que puede hacerse de varias maneras, aunque la más conocida y famosa es que alguien te pegue un empujón por la espalda mientras mantienes los pies alineados con las rodillas y estas ligeramente flexionadas. Tras ello, nos fijaremos en qué pie hemos apoyado primero en la nieve y ya lo sabemos.

No obstante, también puedes probar a deslizarte con una tabla vieja de skateboarding o descalzo, en calcetines, por el pasillo de tu casa. Hasta aquí, la parte fácil. Ahora toca vestirse adecuadamente, y coger la tabla.
Pero no vamos a correr en exceso. Así que nada de subirse a una pista sin saber cómo funcionan las fijaciones siquiera, ¿de acuerdo? Lo primero es tomar conciencia y coger algo de confianza con respecto a la tabla de snow; para ello, pondremos el pie en la fijación delantera según seamos regular o goofy, y empezaremos practicando deslizamientos ayudándonos del pie trasero y subiendo este delante de la fijación cuando ya hayamos cogido inercia. Este ejercicio nos permitirá una primera toma de contacto para mejorar la distribución de peso en la tabla, la inercia, el deslizamiento y la posición en general.

A continuación, seguiremos con un ejercicio básico de clavar uno y otro canto de la tabla en la nieve —también podemos empezar realizando este ejercicio, pero tendremos que aflojar las fijaciones a continuación, por lo que puede ser más incómodo—; este ejercicio nos permitirá practicar acerca de cómo cambiar la orientación de la tabla y cómo utilizar rodillas y hombros. Todo ello nos permitirá ir cogiendo confianza, pero también aprendiendo dónde están nuestros puntos de apoyo y a mantener el equilibrio en la tabla.

Una vez tengamos un poco más claro cómo movernos con el snowboard, empezaremos a practicar la posición del guerrero en la tabla. Esta posición es básica y tiene mucha relación con la necesidad de no erguirse en exceso en la tabla al contar con un único punto de equilibrio para los dos pies. A grandes rasgos, en la posición del guerrero nos colocaremos como si fuésemos a dar un gran salto y estuviésemos cogiendo impulso. Esta pose nos ayudará a coger confianza y a adaptar nuestra posición con las piernas semiflexionadas, que será como nos moveremos habitualmente en la tabla también. Cuando nos acostumbremos, empezaremos a familiarizarnos con el movimiento de los hombros y de la mano de delante, que será aquella que nos ayudará a dirigir la tabla.

Por último, ya estamos preparados para empezar a deslizarnos con calma e ir cogiendo experiencia, ¿ok? Te queda el final de lo básico: acelerar y frenar, o sea, controlar el sideslipping del snow. Para ello, empezaremos por controlar el ángulo de inclinación de la tabla y a dar fuerza en los cantos (sobre todo en el delantero, que será el encargado de coger velocidad). Para frenar apoyaremos el peso en los talones y efectuaremos una leve inclinación hacia atrás cuando queramos reducir la velocidad o frenar.

El snowboard es un deporte fantástico, pero las bases difieren notablemente del esquí, por lo que si queremos empezar a practicarlo puede que sea interesante recabar toda la información posible. Si no sabes si es lo tuyo, consulta estos enlaces y convéncete:
o http://www.altiservice.com/es/font-romeu-pyrenees-2000/webcams
o http://www.altiservice.com/es/font-romeu-pyrenees-2000