Plataforma Selenne contiene tecnología de movilidad y protocolos SOAP que responden a las delegaciones y la descentralización

por | 7 de agosto de 2013

Las organizaciones actuales eminentemente deslocalizadas y se encuentran dispersas geográficamente. Por ello, la arquitectura de comunicación de Selenne está preparada para integrar la información y para trabajar de forma continua, sin cortes ni esperas, permitiendo el desempeño óptimo de todas las unidades de negocio. Selenne ERP con gestión de privilegios por delegación que no sólo sirve para la movilidad sino para trabajar las delegaciones como si fueran entidades independientes.

Dada la elevada encapsulación entre la funcionalidad y los datos, permite una independencia casi absoluta en cuanto a la explotación de los datos. Los entornos no nativamente web también han experimentado, y siguen haciéndolo, grandes avances en sus capacidades de interacción con el usuario. Tanto es así, que estos sistemas están ya evolucionando hacia nuevas formas de interacción persona-computador que ya desdibujan la frontera entre entornos centralizados y ubicuos.

Utiliza la lógica de clientes ligeros y SOAP (Simple Object Access Protocol), protocolo estándar que define cómo dos objetos en diferentes procesos pueden comunicarse por medio de intercambio de datos XML. Selenne interactúa con los web services utilizando SOAP, transmitidos y serializados. No requiere de VPN simétricas ni similares. Enorme potencia de trabajo que proporciona el motor de base de datos SQL Server. Arquitectura de tráfico de datos optimizada e independientemente de las conexiones de internet y de sus saturaciones.

Selenne dispone de un método para “despliegue de versiones” o de nuevas releases que permite, en unos minutos y de forma centralizada, que “todo el ecosistema en producción” quede actualizado a las nuevas versiones evolutivas en un sólo paso, sin apenas impacto en los usuarios finales y mejorando la productividad de la organización. De esta forma, la empresa evitará tener distintas versiones por usuario final y mantener una única versión en los equipos. No se olvide de que siempre hablamos de clientes ligeros cuyas necesidades de potencia en equipos no son relevantes.