Mantenimiento de piscinas en septiembre

por | 20 de septiembre de 2013

Próximo el otoño, ciertos agentes atmosféricos, como el aire y la lluvia, además de la caída de hojas etc., llenan el agua de suciedad por lo que se hace necesario vigilar las tareas habituales de mantenimiento de piscinas.

Quedan pocos días de verano y va llegando el momento de pensar qué vas a hacer para el mantenimiento de tu piscina en otoño e invierno, siendo recomendable que te prepares para los posibles problemas que puedan venir si quieres mantener llena la piscina para la próxima temporada. Más adelante te contaremos como preparar tu piscina para el invernaje.

La lluvia y el aire arrastran a la piscina insectos, polvo, hojas, polen…, que pueden ocasionar que el agua se ensucie y muestre una apariencia menos transparente. La lluvia también influye sobre el equilibrio químico de la piscina, pues puede aumentar la acidez y disminuir el nivel del pH. En cualquiera de los casos, es recomendable que tengas en cuenta unos cuidados de mantenimiento básicos para disfrutar de tu piscina hasta que finalice por completo la temporada de baño.

Algunas soluciones para el mantenimiento de piscinas en esta época:

  • Cubiertas para piscinas: Algunos agentes son el verdadero enemigo de tu piscina, como el polvo, los insectos, las hojas, el polen…, que aportarán más suciedad al agua. Puede ser el momento de cubrir la piscina, para lo cual puedes emplear, por ejemplo, una cubierta isotérmica, que además la protegerá de los cambios de temperatura, que también pueden ser perjudiciales para el mantenimiento del agua en buenas condiciones. Por otro lado, al poner una cubierta para piscinas reducirás la cantidad de productos químicos necesarios para mantener el agua cuando llegue el invierno. Recuerda que la cubierta de piscinas debe ser mayor que el tamaño de tu piscina.
  • Vigilar el equilibrio del pH: Como decíamos, la lluvia puede alterar el nivel del pH de la piscina, por lo que tendrás que regularlo. Lo habitual es que disminuya, por lo que puedes utilizar un incrementador del pH. Debes saber que existen analizadores electrónicos pH y cloro, que pueden facilitarte esta tarea.
  • Depuradoras: Además de los productos químicos, las depuradoras son necesarias para mantener el agua de la piscina limpia. Las horas dependerán del uso de la piscina, el tamaño y las condiciones ambientales. Así, si la lluvia o las hojas, propias de los primeros meses de otoño, enturbian y ensucian el agua, por lo que debes conectar más tiempo la depuradora. Son suficientes unas 6 horas diarias, aunque cuanto más tiempo esté conectada la depuradora más limpia estará el agua.

Además de estos aspectos, es recomendable que, diariamente, tengas en cuenta algunas costumbres para el buen mantenimiento de piscinas:

  • Usa un recogehojas a primera hora de la mañana y por la noche para retirar las hojas y partículas en suspensión de tu piscina.
  • Limpia habitualmente los cestillos de los skimmers, sobre todo en esta época del año, para evitar que se colapsen de hojas y otros elementos que proliferan más en otoño.
  • No dejes flotadores, juguetes de los niños, pelotas… en la piscina cuando acabes con ellos o podrían bloquear los skimmers.
  • Usa el limpiafondos cada vez que veas la piscina sucia. Una vez cada diez días suele ser suficiente.
  • Intenta usar la ducha antes de entrar en la piscina para evitar que la arena o el césped pasen al agua.

No olvides que en la web de AKI tienes disponible un servicio online gratuito que te ayuda con las tareas de mantenimiento de tu piscina. Pruébalo en este enlace. Recibirás alertas según la época del año indicándote qué cuidados son más recomendables en ese momento y qué productos debes usar.