Los Potitos Ecológicos, Una Solución Rápida, Deliciosa Y Saludable

por | 21 de diciembre de 2010

Los potitos se presentan como la opción ideal para las mamás que tienen poco tiempo para la preparación de las comidas de sus bebés. El pasaje a la alimentación sólida no está exento de dificultades, sobre todo cuando los bebés no aceptan de buen grado las nuevas texturas y sabores.

Los potitos preparados suelen ser bien recibidos por los niños, pues su textura suave y su sabor agradable, sin ser demasiado dulces o salados. Pero muchas mamás expresan cierta preocupación por la forma en que esos productos son elaborados, fundamentalmente con qué ingredientes. La solución ideal son los potitos ecologicos.

Están elaborados con vegetales, frutas y carnes –de pollo o ternera- ecológicas. Es decir, la calidad de estas materias primas es superior, y no contienen el menor trazo de pesticidas o sustancias no deseadas que puedan poner en peligro la salud del bebé.

Los productos ecológicos en general se van imponiendo cada vez con más fuerza, y ya no es imposible pensar en incluir en la totalidad de la dieta, tanto de adultos como de niños o bebés, productos completamente ecológicos, desde huevos, aceites, cereales, vegetales, cereales, carne de pollo o ternera y hasta alimentos más elaborados, como galletas o postres.

Los beneficios de la alimentación ecológica son inmensos, en comparación con el resto de los alimentos elaborados de la forma industrializada “tradicional”. Dicen los entusiastas de los alimentos ecológicos que quien no ha probado estos productos no conoce el verdadero sabor de los alimentos. Y tienen razón. Las frutas y verduras tienen mejor color y aroma, y el sabor es mucho más intenso. Pero este no es el único beneficio, aunque sí el más evidente.

Los alimentos ecológicos son mucho más ricos en nutrientes: presentan una mayor concentración de vitaminas, minerales y oligoelementos; a la par que suelen contener mucha menos materia grasa que los alimentos tradicionales. Y esto no es solo una especulación.

Estudios científicos llevados a cabo recientemente demuestran que esto es así. Y la razón es que los suelos sobre los cuales se lleva a cabo el cultivo ecológico son mucho más ricos en sus concentraciones de fósforo, nitrógeno, oxígeno y otros nutrientes, transmitiendo esta riqueza a los productos cosechados.

Por ello, elegir potitos ecologicos para los bebés es una solución integral, conveniente desde el punto de vista de la practicidad, pero sin necesidad de sacrificar calidad, y con precios cada vez más convenientes.