Los Colchones y los Niños

por | 13 de diciembre de 2010

El niño puede dormir en su colchón a partir de los seis meses. Generalmente los colchones se comparten con los padres pero a medida de que va creciendo este hábito debe ser eliminado, teniendo en cuenta que con el pasar del tiempo resulta vade vez más difícil. A los 3 años, continuar con este hábito, puede influir tanto en su seguridad como en su individualidad.

En el proceso para que el niño duerma en su colchón, primero debemos lograr que duerma en una cama cercana a la de los padres, a medida de que vaya adquiriendo un sueño tranquilo y sin interrupciones, se le hará dormir las siestas en su cuarto y cuando logre dormir sin interrupciones, habrá que felicitarlo. Una vez que comience a dormir solo, ayuda contarle un cuento, darle un beso de buenas noches y prometerle que volverá a su lado al rato, espaciando cada vez más este tiempo, pero cumpliendo con la promesa de que volverá.

Algunos consejos para tener en cuenta al dormir a su niño/a: darle de comer una hora antes de dormir, que su último recuerdo antes de dormir sea su cuna o su cama y no el biberón o el pecho; si comienza a llorar el bebe, no darle de comer, sino no se acostumbrará a dormir sólo, y se acostumbrará a comer continuamente; si llora antes de dormirse, ir a consolarlo pero aumentando los espacios en cada visita, los especialistas recomiendan cada 5 minutos. Las mismas deben ser breves, tranquilas, no prender la luz, hablándole susurrando y no entretenerlo, porque sino al irse volverá a llorar; si llama a los padres, pueden acercarse a su dormitorio, porque puede estar incomodo o tener miedo. Ser pacientes, hacer que se sienta seguro, también se le puede dar un muñeco o juguete preferido si es que no desea separarse de los padres, luego se le debe dejar dormir solo; si llora de madrugada, actuar como si fuera la hora de ir a dormir. Si esta intranquilo, abrazarlo, no encender la luz ni sacarlo de su cuarto. No hablarle demasiado para no desvelarse. Si posible que vaya el padre, ya que a la madre la asocia con la alimentación; hacer de la hora del sueño una rutina, y acostumbrarlo a ella. Avisarle 15 minutos antes, llevarlo al cuarto, acostarlo en la cuna o cama, contarle un cuento, darle un beso, acariciarle la cara para ayudarle a dormir.

AbsoluteBeds.com | Colchones Madrid y en toda España.