Lo Nuevo De Los Sistemas Biométricos Y Las Cerraduras Biométricas

por | 13 de junio de 2011

En más de una ocasión, la seguridad, de zonas de acceso restringido, ha sido burlada debido al uso de cerraduras tradicionales, que no ofrecen resistencia a los métodos, que los criminales usan en la actualidad. Por otra parte, las llaves comunes y corrientes pueden ser duplicadas, perdidas o hurtadas, por lo que confiar en ellas no es lo mejor si se quiere proteger la seguridad; de los sitios que más lo necesitan. Para tratar de solucionar el problema de las llaves tradicionales, se comenzaron a usar tarjetas electrónicas, pero en este caso, sólo se adoptó un método más elegante, pero igual de inseguro que el anterior.

Si se piensa optar por un método más confiable, que las llaves o tarjeta, las cerraduras biométricas pueden ser la solución. Para otorgar sólo el acceso a las personas autorizadas, estas cerraduras hacen un análisis de huellas digitales. En este proceso de análisis, se toman los puntos sobresalientes de una huella y se buscan en una base de datos, previamente elaborada, para ver si el dueño de la huella analizada puede acceder a determinado recinto. Si la muestra tomada está en la base de datos, la cerradura libera su sistema y hace que la puerta se abra de manera automática. Como consecuencia, las cerraduras biométricas son una buena alternativa, para un sistema de control de acceso.

El software de una cerradura biométrica, permite almacenar la información de muchos usuarios, lo cual es ideal en hogares en los que cada miembro de la familia es autorizado a abrir el sistema, o en empresas en las que se cuenta con mucho personal.

Los sistemas biométricos en cerraduras son versátiles, puesto que permiten la apertura de ellas desde adentro y desde afuera. Además de esto, las cerraduras con lectores de huellas dactilares pueden ser instaladas en puertas de cualquier material.

Además de todo esto, las cerraduras biométricas cuentan con dispositivos que les permite ser operadas, por control remoto, mediante el uso de un ordenador. Esto también permite monitorear con una cámara el estado de la cerradura y tener un reporte de las personas que la han usado o de las que han tratado de forzarlas.

Las cerraduras biométricas y en general los sistemas biométricos han venido a dar una mano, para la creación de mecanismos de seguridad más confiables y más cómodos también. Gracias a estos sistemas la llave de seguridad es un mismo, por lo que no se necesita de más accesorios.

Un control de acceso se hace muy fuerte al acudir a sistemas biométricos, puesto que dichos sistemas sabe quién es quién al cotejar rasgos personales como las huellas digitales.