Las reglas para una buena mudanza

por | 1 de diciembre de 2010

En esto artículo vamos a sugerir algunas cosas prácticas para hacer una mudanza.

El gran día casi ha llegado. El día de la mudanza. Antes que usted pueda disfrutar de instalarse en su nueva casa, deberá atravesar por el tedio y la molestia de tener que empacar todas sus posesiones en cajas y desplazarlas de un lugar a otro.

Si tiene preparadas sus herramientas y materiales podrá hacer la operación de empacar como un proceso más fácil. La mayoría de los materiales pueden ser comprados en tiendas de suministros de oficinas, tiendas de farmacia o aún en tiendas de comestibles. En una perfecta mudanza no deberían flatar: Papel de envolver con burbujas de aire, para proteger los artículos más valiosos y frágiles; cinta para envolver; papel de periódico, cajas y grandes almacenes.

No hay mejor momento para deshacerse de sus posesiones que no le sirvan que cuando se encuentra empacando para mudarse. Done los bienes usados que posea a la sucursal local del Ejército de Salvación, refugios para personas sin hogar, o tiendas de segunda mano. ¿Le queda algún tipo de comida no perecedera que no va a usar? Contáctese con una despensa de comida local. ¿Tiene viejos juguetes pero en buena condición y que sus niños ya no utilizan más por haber crecido? Vea si un jardín de infantes o escuela de nursery podría utilizarlas. ¡O, si tiene ganas, ofrézcalas en venta desde su casa haciendo un yard-sale!

Facílitele a las personas que trabajen en su mudanza la identificación de sus cajas. En lugar de colocar a mano el nombre de las habitaciones en las cajas, imprima una página de etiquetas para las distintas cajas y péguelas a cada caja.

Proporcione a los operarios de la mudanza un plano de la nueva casa en el que se indiquen claramente las distintas habitaciones, de modo que puedan conducir las cajas a las habitaciones correctas.

A menos que pueda cargar todas sus pertenencias en la parte trasera de su auto o camión, seguramente deberá usar los servicios de una compañía profesional de mudanzas. Sea un consumidor informado antes de contratar a una de ellas y siga los siguientes consejos: la España está llena de compañía de mudanzas. Hoy mudanza en Barcellona, en Madrid, en Valencia y Mudanza Sevilla.

Si está mudándose a una casa más pequeña, podría ser que no necesite todo lo que tiene. Si decide poner cosas en depósito ya sea por largo tiempo o sólo temporariamente, asegúrese de comparar precios para pagar los más favorables y no olvide de sumar estos gastos en su presupuesto general. Si no quiere mantener artículos en depósito, puede darlos en consignación a través de una tienda de consignatarios locales, donarlos a una organización sin fines de lucro local o a una tienda de artículos de segunda mano. Si se está mudando a una casa más grande, quizás deba comprar muebles adicionales u otros objetos que no tenía en su casa anterior. Antes de salir corriendo al centro comercial, escriba una lista y establezca prioridades sobre lo que gustaría comprar para su nueva casa. Hacer una lista de cosas le permite mantenerse concentrado en lo importante.

Cambiarse de casa hace mucha ilusión, pero también hay que enfrentar ciertos problemas, como: tramites, permisos, el embalaje, la ropa, la vajilla, los juguetes, notificaciones de cambios de domicilio, etc.

La mudanza no significa trasladar todo lo que poseemos en la casa. Seleccionar y separar lo que no se llevara. Regalar los trastos que no interesan a alguien que lo necesite y sino sacar fuera y llamar al ayuntamiento. Cuando llega el momento de mudarse y comenzamos a embalar nos damos cuentas de la cantidad de cosas que fuimos acumulando a lo largo de los años y que ni siquiera utilizamos. Todo lo que no se ha usado en últimos 6 meses o si quiere un año, no se usara más, déjelo. Lleve lo menos posible a su nueva vivienda.

Si es usted y su familia son quienes embalaran, dos semanas antes del día de la mudanza solicite a la empresa encargada del traslado, las cajas y todos los elementos de embalaje necesarios para comenzar la tarea.

No guarde un poco de cada cosa. Lo mejor es embalar cuarto por cuarto, hay que numerar las cajas y también puede poner un color especial para distinguirlas de las cajas de otras habitaciones. No olvide realizar el inventario de cada caja. Identifique con color y en varias caras las que contengan objetos “Frágiles”.

Para los artículos más pesados como los libros, utilizar cajas pequeñas que se puedan transportar o mover con facilidad.

La vajilla hay que embalar por separado y con mucho cuidado. Los platos hay que embalarlos con plástico – burbuja y colocarlos dentro de la caja de forma vertical, por que son más resistentes frente a los golpes. Luego rellenar los huecos con papel de periódico arrugado. Las copas hay que envolver una por una en plásticos – burbuja y guardarlas de pie. Rotular con colores fuertes con la palabra “Frágil” en varias de sus caras.

Las cintas adherentes para precintar las cajas, no hay que usarla directamente sobre los muebles, luego costará mucho sacar el pegamento y puede estropear los acabados.

La ropa se guarda en bolsas de basura grandes y la ropa más delicada en cajas especiales con barras para colgar. Los artefactos electrónicos, es mejor trasladarlos envueltos en mantas y atados con cuerdas.

Una mudanza sin organización puede ser caótica y llena de imprevistos terminando exhausta y con los nervios alterados. Sí planifica de antemano con una correcta organización y coordinación, estará relajada y soñando con su futuro en la nueva vivienda. Tanto si decide contratar los servicios de una empresa de mudanzas como si decide hacerlo por usted mismo, en esta sección encontrará consejos útiles para hacer más fácil el traslado.