La repostería argentina, otra razón para buscar alojamiento en Mendoza

por | 17 de febrero de 2011

La cultura gastronómica argentina tiene particularidades que la distinguen del resto de los países del continente americano. La mayor tradición en recetas argentinas, platillos tradicionales y postres, se origina en las costumbres del campo. La tradición agrícola ganadera ha sesgado de forma notable la manera de cocinar y los gustos del pueblo argentino. Siendo un país productor de leche vacuna, azúcar de caña blanca, aves de corral, y harina de maíz y de trigo, es lógico que las principales especialidades reporteras de la región se basen en estos elementos. Las dulzuras argentinas son otro motivo más para buscar alojamiento en Mendoza.

Cuando hablamos de postres o dulzuras tradicionales argentinas, en primer lugar surge es el dulce de leche. Según cuenta la leyenda, aunque estos dichos no pueden ser comprobados,  el dulce de leche fue inventado por una sirvienta negra del brigadier Juan Martín de Rosas, una eminente figura política del país, quien a pesar de su poder nunca llegó a ser presidente. Esta empleada olvidó sobre el caldero  una olla de cobre que contenía leche y azúcar. La sobre cocción de estos dos elementos dio lugar al primer dulce de leche. Dice la historia que  esa noche el brigadier ofrecía una fiesta en su mansión y presentaron el dulce de leche como el postre principal. Tanto gustó que rápidamente se popularizó en todo el país, tal vez perdiéndose para siempre su verdadero origen en algún rincón de la historia.

El flan es otro postre tradicional. Por lo general se come acompañado de una generosa porción de dulce de leche o crema de leche. Es una especie de natillas, que se cocina con leche, huevos y azúcar más el agregado de una rama de vainilla. Se los suele servir acompañado de caramelo.

Otra de las exquisiteces son los alfajores,  una de las golosinas más tradicionales del país. Su venta es generalizada y no hay local de ramos generales que no tenga alfajores a la venta. Son dos discos de masa rellenos de dulce de leche y cubiertos por una capa azucarada o baño de chocolate de repostería. Los argentinos lo consumen como un tentempié o de postre.

En sus próximas vacaciones en Mendoza, le conviene ir pensando cómo va a perder los kilos demás que seguramente ganará al probar las muchas delicias gastronómicas que la repostería argentina tiene para brindarle. Resta aún hablar de los maravillosos vinos mendocinos. Pero eso lo dejamos para la próxima entrega.