La recuperación de materiales y las chatarrerías

por | 30 de diciembre de 2010

La recuperación de chatarra elaborada en las chatarrerias, es una tarea que contribuye a la reempleo de las materias primas y, por ende, se manifiesta como una de las principales actividades que contribuyen con la protección del medio ambiente ya que se obstaculiza cuantiosamente el aumento de los residuos y disminuye la utilización de recursos naturales.

Una de las principales labores de las chatarrerías se centra en clasificar los elementos que se reciben a sus dependencias, tales como cobre, hierro, aluminio, acero, zinc, metal, plomo, bronce, entre otros tipos de metales.

Durante el proceso de catalogación, los metales son examinados con el fin de determinar la aleación de cada uno de ellos y el tipo de metal. Después, las chatarrerías realizan un “pack” de chatarra de acuerdo a las exigencias de sus clientes, los que son, en su mayoría, empresas dedicadas al sector siderúrgico.

El procedimiento que va a continuación puede ser variable, ya que la chatarra puede ser prensada o cortada, según las necesidades del cliente que la solicite. Normalmente, este paso está condicionado por la envergadura de los hornos o del tipo de fusión que se notifique en ese momento.

José Jareño S.A., firma precursora en la recuperación de materiales férricos como no férricos, tiene una amplia trayectoria en este tipo de actividad y se establece como uno de los principales chatarreros a nivel nacional prestando servicios de este tipo en toda Valencia y sus alrededores.

Otro de los servicios que se ofrece en los centros de recogida y recepción de chatarras, es poner facilidades para la retirada o depósito de los materiales a cualquier empresa que lo requiera. Así se origina un pacto con el medio ambiente y con los mismos clientes, dónde se hace del reciclaje una labor necesaria y de significativa importancia.

Las empresas de reciclaje y chatarrerías, trabajan cada día para intentar aminorar las emisiones dañinas y la contaminación de nuestro planeta, ofreciendo la máxima calidad en la producción, el transporte, almacenaje y reciclado de la chatarra que procede de metales tanto férreos, como no férreos.