La rebaja del IVA en vivienda nueva servirá para algo

por | 29 de agosto de 2011

El gobierno presidido, todavía, por José Luís Rodríguez Zapatero recientemente ha decidido tomar una medida que, aunque no exenta de polémica, trata de ayudar al muy mermado sector inmobiliario en su conjunto y, por ende, que es el caso que nos interesa a nosotros a inmobiliaria Valencia. La medida en cuestión es la rebaja del IVA del 8% al 4% en la venta de vivienda nueva.

Se calcula que en España el stock de vivienda nueva sin vender ronda las 700.000 unidades. Así que parece urgente tomar medidas para reactivar en la medida de lo posible un sector que no hace tanto era el motor de la economía española y ahora es un lastre que amenaza con tirarnos a todos al precipicio.

Esta medida durará cuatro meses, hasta el 31 de diciembre, pero por sí sola es difícil que consiga producir un efecto notable en la compra-venta de viviendas.

Es cierto que si atendemos a los datos ofrecidos por el ministerio de fomento, el descenso del coste de una vivienda (desde sus máximos) se sitúa en torno al 21%, llegando hasta el 25% si sumamos la reducción del IVA.

Pareciera, por tanto, que la diferencia puede incitar a los posibles compradores a decantarse por la vivienda nueva y así reducir en buena medida el ingente stock que existe en la actualidad.

Sin embargo, si nos fijamos en otros datos no podemos ser ni mucho menos optimistas.

Por un lado, para reducir el stock existente de manera visible y a un ritmo aceptable los técnicos del ministerio de hacienda han calculado que las ventas deberían duplicarse en los cuatro meses en los que la medida estará vigente para así poder alcanzar las 100.000 unidades vendidas. Con lo que todavía seguirían 600.000 viviendas sin venderse.

Pero por si fuera poco, por otro lado, para que realmente la medida tuviera éxito en los términos propuestos es necesario algo que el Gobierno parece no poder ofrecer: hipotecas.

Si los bancos siguen sin conceder créditos, y no quieren hacerlo al estar ahogados porque poseen buena parte del stock inmobiliario sin vender, los particulares seguirán si poder comprar. Da igual que el precio de la vivienda se rebaje un 25% o un 30% si no hay dinero no se puede pagar nada.

Así que sólo con la conjunción de los factores antes indicados (rebaja del IVA y concesión del crédito) podremos notar una reducción considerable en el ingente stock de viviendas sin vender. Mientras tanto, habrá que esperar, y cada vez hay menos tiempo.