La habitación de estudio perfecta

por | 20 de junio de 2011

Si desea tener una habitación de estudio perfecta, es necesario que la ubicación de la misma y su mobiliario sean bien seleccionados ya que cualquier persona que tiene que estudiar, independientemente de su edad o género, necesita comodidad y concentración.

Por lo general el mejor espacio para tener una habitación de estudio, es una habitación que se encuentra alejada del resto de las habitaciones que pueden llegar a ser más ruidosas, como por ejemplo la sala de la TV o el comedor. Sucede muchas veces que por una cuestión de espacio, no se puede dedicar una zona propia de la casa para utilizarse como habitación de estudio y la misma se integra con el dormitorio. Esta opción debería ser válida solamente en un caso de fuerza mayor, ya que el dormitorio, al emplearse como sala de estudio al mismo tiempo, pierde esa sensación de descanso que debe producir.

Una habitación de estudio no tiene porqué ser amplia, basta un pequeño espacio en el que pueda colocarse su principal elemento: un escritorio. Este tiene que ser lo suficientemente amplio como para que en él se puedan ubicar un ordenador y también poder escribir. Junto con el escritorio, una cómoda silla ergonómica no debe de faltar. Recuerde que pasar varias horas sentado puede producir en ocasiones dolor de espalda. Una buena silla le garantiza comodidad y salud por lo que resulta ser una muy buena inversión de la que no se arrepentirá.

Si está dentro de sus posibilidades también sería bueno contar con una biblioteca ya que así todo el material de estudio estará disponible inmediatamente, haciendo del estudio una tarea organizada y por qué no, mucho más agradable. Pueden encontrarse bibliotecas de diferentes materiales y tamaños, pudiéndose elegir por una u otra según el presupuesto disponible y preferencias personales.

La iluminación es otro aspecto que se deber considerar ya que es importante. La principal fuente de luz debería ser la natural pero no siempre se dispone de la misma. En esos casos, una luz de apoyo blanca, situada en el techo, es lo más conveniente. Si se desea, con el objetivo de mejorar la luminosidad de la habitación, se puede colocar una luz encima del escritorio. De esta manera cuando las dos primeras fuentes de iluminación no sean suficientes, se tendrá otra de apoyo.

La decoración de la habitación de estudio dependerá de quién o quiénes sean las personas que la utilicen. En la misma se pueden incorporar diversos objetos, como por ejemplo plantas, espejos, calendarios, cuadros, etc. Asimismo el color de la pintura de las paredes hará de este espacio destinado al estudio, un ambiente personalizado en el que toda la familia, sin importar género ni edad, se sentirá a gusto cuando tengan que estar en ella con el objetivo de adquirir nuevos conocimientos.

La empresa Muebles Asdara es fabricante y distribuidora de muebles juveniles. Tiene una amplia variedad de moble juvenil para su habitación de estudio en la web de Asdara.