La formación profesional para encontrar empleo

por | 8 de julio de 2013

La formación profesional actual tiende a adaptarse a las necesidades del mercado laboral, las competencias profesionales están divididas de la siguiente manera:

La formación profesional reglada :

Los principales motivos por los cuales los organismos competentes sean propuesto modificar la formación profesional es por el alto índice de paro que existe entre los jóvenes que terminan la FPI. Plantea el nuevo sistema que el alumno se pueda adaptar en su entorno laboral a los nuevos cambios tecnológicos a lo largo de su vida laboral como asalariado. Hay veintiuna familias profesionales en la formación profesional de las cuales el 73% de los alumnos matriculados lo hacen en formación Administrativa y Comercial, Electricidad y Electrónica y la rama Sanitaria, poniendo de manifiesto que es necesario ampliar la formación de los alumnos para ello con los altos niveles de desempleo el estado ha habilitado los cursos inem para que los jóvenes desempleados puedan formarse en otras materias que estén menos masificadas en el entorno laboral.

La formación profesional Ocupacional :

Está gestionada directamente por el INEM y  por las Comunidades Autónomas. La financiación de las acciones formativas está subvencionada directamente por el Fondo Social Europeo y por los presupuestos generales del Estado. Entre 300.000 y 350.000 alumnos son formados al año mediante los cursos del inem de los que el 37% de los alumnos son evaluados positivamente.

La formación Profesional Continua:

Esta formación está dirigida a los trabajadores ocupados, en España no es normal que las empresas inviertan en la formación de sus trabajadores, en 1993 la formación dedicada a los trabajadores de las empresas fue la más baja de la Comunidad Europea en contraste con Alemania que invirtió el 7% de sus recursos en la formación de sus trabajadores. En 1992 es cuando se firmaron todos los acuerdos entre los sindicatos y asociaciones empresariales, las acciones son subvencionadas mediante parte de la cotización de la Seguridad Social de los trabajadores y la parte correspondiente de las empresas. La firma de este acuerdo hizo que en el paso de los años siguientes estas acciones formativas fueron desarrolladas por los trabajadores de las empresas hasta llegar a la cifra de 1.600.000 trabajadores formados en 1996.