La firma de un contrato de renta de oficinas

por | 14 de enero de 2011

Negocia las mejores condiciones para rentar una oficina.

Antes de negociar los términos de un contrato de renta de oficinas, haz una lista de los beneficios que traería esto para tu negocio. Por ejemplo si vas a abrir una joyería en un centro comercial, el contrato debe estipular que no debe haber otra joyería en el mismo piso, al menos durante el tiempo en el que estés ahí.

Piensa en tus necesidades de renta

En este punto puedes pensar en un contrato de renta a corto plazo que te permita la flexibilidad necesaria para marcharte antes si es que no estás de acuerdo con algo. Un contrato de renta de oficinas a largo plazo puede darte cierta estabilidad y mantener los aumentos de renta abajo. Sin embargo, tienes que pensarlo bien porque podrías atarte a una ubicación que no sea rentable. En general, puedes romper un contrato de arrendamiento de varias maneras, pero procura evitarlo desde el principio.

Desconfía de las cláusulas de cesión del contrato de renta

Se especialmente cauteloso en cuanto a las cláusulas de cesión, pues, en alguna ocasiones un cambio en más de 50% de participación en el capital de la empresa se considerará algo prohibido. Las cláusulas de cesión no pueden dar lugar a que el propietario termine un contrato de arrendamiento favorablemente. Conforme la empresa crezca y la gente haga nuevas inversiones, esta cláusula puede ser activada accidentalmente.

Evita garantías personales de arrendamiento siempre y cuando sea posible

Algunos propietarios pueden insistir en una garantía personal si eres una empresa. Trata de evitar esta situación, porque pondrías a tu personal, así como a las empresas y tus activos en riesgo.

Límite de la base del IPC-Incrementos de Renta

A veces, los propietarios de las oficinas insisten en aumentos anuales, pero en este caso lo que tienes que hacer son dos cosas: a) Tratar de organizarte en caso de que haya aumentos de aquí a dos años. b) Trata de negociar un límite al aumento de cada año.

No dejes que una cláusula de Uso Permitido te limite

Si tu contrato incluye una cláusula de uso permitido, trata de ampliarla hasta donde puedas. Mientras crezca tu negocio, quizá tus planes puedan cambiar y requieras mayor flexibilidad para utilizar el espacio de manera razonable y legal.

Con información de: http://www.allbusiness.com