La entrada al Norte de Madrid

por | 19 de diciembre de 2010

El Paseo de la Castellana a principios del siglo XIX,no era más que una vaguada por la que discurría un arroyo. Sin embargo, desde la urbanización de esta zona de Madrid, se ha convertido en uno de los lugares más refinados de la ciudad. En ella podemos encontrar algunos de los mejores hoteles en Madrid y algunas de las construcciones más vanguardistas. Desde la Plaza de Colón hasta la Plaza de Castilla, se encuentran los edificios de los principales bancos y aseguradoras del país e instituciones como la mítica Residencia de Estudiantes en la que vivieron Dalí, Buñuel y Lorca. También pueden encontrarse museos como el de Ciencias Naturales. Con todo, el edificio más visitado es el Estadio Santiago Bernabeu que hace las delicias de los aficionados al fútbol, especialmente de los seguidores del Real Madrid.

En la Plaza de Castilla encontramos uno de los edificios más singulares de la ciudad: las Torres KIO o “Puerta de Europa” -pues ése es su nombre oficial-, que conforman la entrada a Madrid desde el norte. Junto a los nuevos rascacielos del CTBA (Cuatro Torres Business Area) definen el moderno skyline madrileño.

En 1989 comenzó en Madrid la construcción de los primeros rascacielos inclinados del mundo. Las Torres KIO, llamadas así por haber sido promovidas por la empresa Kuwait Investments Office, son un diseño de los arquitectos Philip Johnson y John Burgee. La construcción tardó siete años en completarse debido a diversos problemas económicos que frenaron las obras. Caja Madrid fue la encargada de finalizarlas y, actualmente, sus instalaciones ocupan buena parte de los dos edificios.

Las Torres KIO son dos moles de cristal, granito y metal de 114 metros de altura y una inclinación de 15 grados respecto a la vertical. Su construcción descansa sobre un eje central de acero y hormigón que sustenta toda la estructura, siendo la parte inclinada mucho más ligera. Para distinguirlas desde el aire, una de ellas tiene un helipuerto pintado de color azul y la otra, de rojo.

Las torres son uno de los escenarios de El día de la bestia, un film dirigido por Álex de la Iglesia que se empeñó en incluirlas en la película a pesar de que todavía no habían terminado su construcción.

Tras la inauguración de las Torres KIO, toda la Plaza de Castilla fue remodelada, creándose una terminal de autobuses que conecta con las líneas que van hacia el norte de la ciudad. En el centro de la plaza se encuentra un monumento a Calvo Sotelo, obra del arquitecto Manuel Manzano y del escultor Carlos Ferreira.

El panorama urbano de la capital de España no sólo queda delimitado por sus torres y por sus rascacielos, visibles desde toda la ciudad gracias al perfil plano del valle del río Manzanares, sino que también lo definen algunos de sus principales edificios históricos como el Palacio Real, la Catedral de la Almudena, el Edificio España o la Basílica de San Francisco el Grande. En la actualidad, el edificio más alto es la Torre Caja Madrid, de 250 metros, que es también el más alto de España.