La ayuda económica a los parados sin rentas dependerá del curso de formación

por | 17 de diciembre de 2010

La cuantía de la ayuda económica a los parados con “carencia absoluta” de rentas dependerá de la realización de cursos específicos, según ha asegurado la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez. El Gobierno quiere introducir una serie de reformas en las políticas de promoción del empleo, y entre ellas, “especificar” que la cuantía irá destinada de forma prioritaria al colectivo que realice cursos de formación.

Rodríguez señaló que “no es lo mismo” un parado que realice un curso básico de Internet de una hora a la semana para acumular puntos en las Oposiciones Auxiliar Administrativo, que aquel que dedique un año y medio a formarse como soldador o haga Cursos Energias renovables. Cuestión que hasta el momento no era relevante para la concesión de la ayuda.

La responsable de empleo ha subrayado que el Gobierno cuenta con unas líneas de actuación muy claras, con el objetivo de “que los trabajadores tengan trabajo y se preparen para ello”. Por supuesto, ha matizado que este programa alternativo a los 426 euros tiene que ser pactado, puesto que el cambio supondrá que a partir de febrero, los miles de parados de larga duración tengan una nueva ayuda con dos requisitos: la participación en cursos de formación y la carencia absoluta de rentas.

Además, Mari Luz avanzó que 1.500 orientadores de empleo nuevos se sumarán a los 1.500 ya existentes y priorizarán la ayuda personalizada de búsqueda de empleo para los desempleados que agoten su prestación, asimismo reservarán una plaza en la oferta formativa de 2011 para ellos.

Todo con el objetivo, según José Luis Rodríguez Zapatero de avanzar en las políticas sociales. En la misma línea ha destacado que en estos momentos de dureza económica es necesario “mejorar las partidas sociales un 5%”. Frente a los reproches de Rajoy ha defendido la  “lista de la verdad”, en la que se incluye que las becas han subido un 80% con el PSOE, el incremento de la financiación sanitaria en un 40%, la existencia de 700.000 personas con ayudas a la dependencia valoradas en 3.000 millones de euros de dotación, la ampliación del permiso de paternidad y de maternidad, un incremento del 27% en relación a las pensiones mínimas y la mejora de la protección por desempleo con una “medida extraordinaria” como los 426 euros, aunque haya sido temporal.