Intervenir a los pacientes con tratamientos con plaquetas

por | 2 de agosto de 2015

Las plaquetas son necesarias para un buen funcionamiento de nuestro organismo. Estas sirven para que nuestras heridas puedan sanar bien y sin riesgos de trombosis o desangramiento.

Sin embargo, hay personas que no pueden contar con unas plaquetas que hagan bien su trabajo, por esta razón se han desarrollado tratamientos con plaquetas.

Los tratamientos se estructuran principalmente en tres fases:

  1. Sacar la sangre al paciente
  2. Recrear una mezcla con componentes que permitan sanar más rápidamente las heridas
  3. Ponerle los tratamientos con plaquetas al paciente

A parte de los casos en los que el paciente necesita los tratamientos a causa de un mal funcionamiento de su organismo, los tratamientos con plaquetas se utilizan también para algunas tipologías de intervenciones y sobre todos los pacientes. Gracias a estas técnicas los médicos se aseguran que una operación salga con éxito.

Si hacemos por ejemplo referencia a un implante, los tratamientos con plaquetas bajan los riesgos de rechazo del paciente y confieren una mayor rapidez a la hora de sanar la lesión, reduciendo el tiempo de recuperación de un paciente.

Una cosa che hay que saber es que, para realizar el compuesto que sirve para el tratamiento, hay que tener en cuenta algunos factores:

  • Primero: no todos los compuestos son iguales.

La normativa dice que los tratamientos con plaquetas insertados en los pacientes, tienen que tener un recuento de plaqueta mayor de lo que tiene el paciente. Claramente pero, si se trata de un paciente con un número muy bajo de plaquetas y le proporcionamos un tratamiento que lleva un número mayor de plaquetas, pero no bastante elevado, el resultado no será tan eficaz como debería.

  • Segundo: todos los compuestos tienen que desarrollarse en un ambiente estéril. Esto proporciona la máxima seguridad al paciente, durante la operación.

Si no se tienen en cuenta estos factores, el riesgo por el paciente podría ser elevado y desde luego la intervención saldría mal; por esta razón han ido formando clínicas especializadas, como Proposit Bio, que ponen la salud del paciente delante de todo.