Gestos románticos que harán enloquecer a tu pareja

por | 1 de julio de 2011

¿Qué es en lo primero que pensamos cuando leemos la palabra “ideas románticas”? ¿Un acto impregnado de cursilería y extravagancia que roza lo artificial? ¿O quizás un cliché o un gesto estereotipado? Aunque a cada uno se le puede aparecer en mente una imagen distinta en función de las experiencias vividas y la educación recibida, lo cierto es que los medios de comunicación han cumplido bien su labor de distribuir películas de comedia romántica en donde se asociaba un viaje a París, la compra de una joya de valor o algún acto excesivamente extravagante a la idea de sorpresas románticas.

Las sorpresas románticas tienen un papel importante en una relación de pareja o cuando tratamos de conquistar a esa persona especial aunque no tienen por qué encajar con ninguno de estos estereotipos. Estos se van indagando a medida que vamos conociendo a la persona con la que estamos y cada uno le añade su propio toque personal.

¿Cómo enamorar a nuestra pareja o a la persona que nos atrae? El regalar a otro persona con pequeños gestos, detalles como repentinamente, sin que se lo espere, ponerle su canción favorita o sorprenderle por la mañana con una pequeña yincana de acertijos u organizar una cena invitando a sus amigos un día cualquiera, hacen que rompamos con la rutina y le damos a entender a nuestra pareja que sentimos interés por ella y que la valoramos.

Ahora bien, para lograr sorprender al otro no siempre lo sofisticado va a ser la mejor opción. A veces en lo pequeño se encuentra lo sublime, lo gracioso, aquello que por unos instantes logra captar nuestra atención positivamente. Aquí te ofrecemos un pequeño listado con algunas ideas románticas que te pueden ayudar a encontrar pareja estable o a crear esos pequeños momentos de magia entre tú y esa persona tan especial:

  • Invéntate un gesto, un juego o una acción espontánea que no sea esperada por él o ella. De esta forma le estás dando a entender que estás interesado por él o ella y que la tienes presente en mente. Estas sorpresas románticas son imprescindibles en las primeras etapas de la relación cuando aún estamos conquistando y conociendo a la otra persona, pero también deben estar presentes cuando hace ya un tiempo que conocemos a nuestra pareja, pues una relación hay que cultivarla día a día. Dejando una nota divertida deseándole los buenos días en su lado de la cama, en el espejo del baño para que lo pueda leer cuando se levante u organizando un desfile sorpresa desde la habitación al baño con sus muñequitos favoritos de la infancia representando escenas cómicas, estamos rompiendo con las expectativas que tiene nuestro compañero de un día normal y contribuyendo a alegrarle el día.

 

  • Realiza una propuesta novedosa con una actividad que aún no hayáis realizado y que, a ser posible, sea nueva para los dos. Estas pequeñas acciones que rompen con los esquemas habituales aportan vida, emoción y sensaciones inéditas a nuestra relación. ¿Qué tal si hacéis una actividad que os reporte acción y aventura? Un deporte de aventura que no hayáis practicado puede ser una buena elección dentro de las múltiples sorpresas románticas, averigua sobre sus gustos ¿Y por qué no organizas una tarde donde el objetivo principal sea el de reíros juntos? Puedes encontrar una amplia oferta de talleres de clown y risoterapia, algunos especialmente concebidos para parejas, entre otras muchas actividades. O juegos de equipo donde la colaboración y la cooperación sean uno de los pilares básicos; yincanas o deportes en los que juguéis en el mismo equipo, os pueden ayudar a sentiros unidos bajo un mismo propósito lúdico y fuera de las obligaciones habituales.

 

  • Presta atención a los intereses y motivaciones de la persona con la que estás. Es importante que tomes nota cuando te exprese qué cosas le gustan, qué actividades le gustaría hacer o, a veces, pequeñas observaciones que si las tienes en cuenta pueden marcar una diferencia notablemente positiva si las recoges y las pones en práctica. Cuando le escuches decir que le haría gracia probar el sashimi o aprovechar la plaza cerca de casa para organizar un partido amistoso con los amigos, tómalo más allá de la simple anécdota y recoge la idea para aplicarla en una futura ocasión. De esta forma te asegurarás que lo que vayas a proponer o a realizar sea de su agrado.

 

  • El humor es un ingrediente clave en el conjunto de las sorpresas románticas. ¿Cómo enamorar preparando una cena? Seamos sinceros no es lo mismo que nos preparen una exquisita y suculenta cena, que una exquisita y suculenta cena donde cada plato traiga una nota cómica incorporada; una anécdota que aluda a una situación graciosa que os pasó o un simpático mensaje con la salsa en el plato de carne. Incorporando el humor a los detalles que le brindas reforzarás la idea de que lo que estás ofreciendo es algo positivo con lo que pretendes alegrarle el día.

 

  • Personaliza tus gestos y detalles. Hay centenares y miles de ideas románticas que incluyen un sinfín de actos supuestamente románticos que puedes regalar a tu pareja o a la persona que estás tratando de conquistar, pero lo cierto es que cada pareja es un pequeño universo. Eres tú quién debes averiguar los gustos y preferencias de él o ella. Regalar un ramo de flores inesperadamente es algo que la gran mayoría de las mujeres suele agradecer, pero basta con que ella sea alérgica a un determinado tipo de flor para que el detalle bien intencionado se vaya al traste. Puede que él o ella tenga especial predilección por una temática o por una determinada forma de jugar. A medida que vayas avanzando en tu relación de pareja lo irás descubriendo. Por esta razón, como apuntábamos anteriormente, es importante que aprendas a escuchar sus gustos y necesidades.

 

  • Reservaros un espacio para el juego lúdico. Tanto si hace poco que acabas de conocerle o conocerla, como si lleváis varios años juntos jugar con tu pareja es una buena costumbre a adquirir y preservar para una relación sana. El juego nos ayuda a establecer y reforzar el vínculo íntimo y afectivo y a la vez es un refuerzo positivo para la relación, ya que nos provoca sensaciones placenteras de disfrute en compañía. Además nos ayuda a estrechar la confianza que tenemos en el otro y la convicción de que la relación en la que estamos nos aporta bienestar. Podéis dedicaros unos minutos al día un espacio para jugar o añadir un pequeño juego cariñoso y simpático en un momento inesperado del día. Este tipo de sorpresas románticas son de gran ayuda en momentos donde el conflicto está cercano a aparecer contribuyendo a reducir la tensión. Sólo hay que fijarse en los niños, seductores por naturaleza y que utilizan el juego como medio de captar la atención y el interés de los demás.

A todos nos es grato que nos regalen con un gesto o un detalle en un momento inesperado. Ello nos hace sentirnos valorados y apreciados por la persona que nos lo está ofreciendo y, más allá de si tal acto es considerado como romántico o no lo importante es  el propósito que persigue. Cuando realizamos una acción de este tipo con la intención de alegrar a la persona que está a nuestro lado, de hacer que se sienta bien, de aportarle mayor bienestar y de mostrar nuestro interés y estima hacia ella, estamos ofreciéndole algo valioso. Y, a medida que lo vayamos practicando, iremos comprobando que nos puede llegar a gustar tanto o incluso más el dar y ofrecer algo bello que el recibirlo. Teniendo presentes estos simples y espontáneos gestos románticos estamos aportando salud, alegría, disfrute y motivación a nuestra relación o, sencillamente, pueden ser buenas actitudes con las que empezar a buscar pareja.