Ganar privacidad en el jardín

por | 17 de septiembre de 2013

Los jardines y las terrazas no suelen ofrecer la privacidad de la que gozan el resto de estancias de la vivienda, al tratarse de espacios abiertos al exterior.

No obstante, existen opciones muy variadas para ganar intimidad si dispones de jardín o terraza, ampliando las posibilidades de espacio de tu casa, pues dispondrás de una zona más donde disfrutar de encuentros con familiares y amigos sin que tengas que estar expuesto a la vista.

Además de ganar en privacidad, el uso de sistemas para la protección y ocultación de tu jardín, aumenta la sensación de confort y puede emplearse como un elemento decorativo más, creando espacios realmente bellos y acogedores. La variedad de opciones te permitirá elegir la solución que más te guste o que mejor se adapte a la decoración del resto de la vivienda.

A continuación, te exponemos algunas de las alternativas más prácticas y sencillas para que puedas realizarlo tú mismo sin demasiado coste. Podemos agrupar las opciones en dos categorías principalmente, dependiendo de si vamos a emplear elementos artificiales o naturales.

Ocultación artificial                                                     

  • Setos artificiales. También llamados setos decorativos, imitan los setos naturales y suponen una forma muy sencilla de ganar privacidad en tu jardín sin descuidar la decoración. Aportan una gran cobertura, son ignífugos y no requieren prácticamente mantenimiento, pues no desprenden suciedad. Puedes lavarlos simplemente con agua y no tendrás problemas de insectos u otras plagas. A esto hay que añadirle que resulta una de las opciones más económicas para la ocultación del jardín.
  • Mallas de ocultación. También se emplean para la ocultación en jardines y es otra opción muy económica de guardar la privacidad de las zonas exteriores de tu casa. Llegan a ofrecer hasta un 85% de ocultación al estar fabricados en materiales más tupidos, como el plástico o el brezo artificial, y tampoco requieren de mucho mantenimiento.
  • Cañizo de PVC. Estos cañizos están fabricados de varillas de plástico y disponibles en varios colores como bambú, verde, marrón… Resultan prácticos y funcionales y son un modo muy económico y sencillo de ganar intimidad en el jardín. Para instalarlo solo necesitas un kit para PVC.

Lo habitual, tanto en setos como mallas artificiales, es que el alto suela variar entre 1, 1,5 y 2 metros y se vende en rollos de diferentes medidas.

Ocultación natural

Los materiales usados en este tipo de ocultación ofrecen una apariencia más natural o rústica al jardín o terraza. Aportan un nivel algo menor de ocultación, pues dejan pasar levemente la luz, pero esto contribuye a darle más calidez al ambiente. También puedes adquirirlos en rollos de diferentes medidas, aunque lo habitual suele ser una altura de 1 o 1,5 metros. Los materiales usados con mayor frecuencia son:

  • Brezo. El brezo natural suele tejerse con alambre galvanizado y también puedes encontrar brezo extragrueso para un mayor nivel de ocultación.
  • Bambú. Se trata de caña de bambú natural cosido con alambre galvanizado y está disponible en dos tonos. Resulta una opción muy económica.
  • Mimbre. Se trata de mimbre natural cosido con alambre y es de una calidad elevada.

La instalación es muy sencilla en todos los casos y solo necesitas adquirir alambre, disponible en color verde para mayor naturalidad.

Antes de realizar tu compra debes saber:

  • Hay variedad de medidas, por lo que debes medir previamente el alto que necesites y los metros para cubrir el ancho.
  • Se vende en rollos de 3 o 5 metros, normalmente.
  • Puedes emplearlos también en balcones y terrazas de menor tamaño. Solo necesitarás ajustar un poco la medida, puedes recortarlos, y disfrutarás de más intimidad en tus momentos de relax.
  • Además, puedes emplearlos para separar y conseguir distintos ambientes en el jardín.
  • Para instalarlos no debes olvidarte de alambres, pinzas de fijación y bridas, que también puedes adquirir en color verde. Su instalación es muy sencilla y podrás realizarla tú mismo sin emplear demasiado tiempo.