Función de los aditivos y el etiquetado en los Alimentos

por | 3 de febrero de 2011

Función de los aditivos

Según su función, los aditivos alimentarios se agrupan en diferentes tipos:
• Colorantes: naturales o artificiales, destinados a conservar o variar el color.
• Conservantes: para proteger al alimento de alteraciones biológicas (E 200 al E 290).
• Antioxidantes: evitan la acción de la luz, el calor o el aire (E 300 al E 385).
• Estabilizantes: inhiben los cambios químicos en la composición de los alimentos.
• Sinérgicos de antioxidantes: potencian la acción de los mismos.
• Secuestrantes de metales o sinérgicos de antioxidantes: quitan las trazas de metales presentes
en el alimento, ya sean naturales o derivados de la fabricación.
• Gelificantes.
• Emulsionantes: estabilizan alimentos que contienen agua o grasas (por ejemplo, leche o salsas).
• Espesantes: aumentan la viscosidad y densidad.
• Potenciadores del sabor.
• Edulcorantes bajos en calorías.
• Humectantes: evitan pérdidas de agua.
• Antiapelmazantes: conservan la textura.
• Reguladores del PH: estabilizan la acidez o alcalinidad.
• Otros: acidulantes, minerales, antiaglutinantes, antiespumantes, aromas y enzimas (aunque
no son propiamente aditivos, son muy usadas en la industria alimentaria).

El etiquetado
Como se ha dicho, estas sustancias se especifican en los etiquetados mediante una sigla formada por la letra E seguida de un número. Por ejemplo, los gelificantes, estabilizantes y espesantes van del E 400 al E 445; los fosfatos (muy usados en la industria alimentaria), del E 450 a E 585; los potenciadores del sabor, del E 620 al E 900; los agentes de recubrimiento, del E 901 al E 914; los aditivos para el tratamiento de harinas (no autorizados en España), del E 920
al E 927b; los gases, del E 938 a E 948; los edulcorantes, del E 950 al E 1202, y los derivados del almidón (aditivo y gelificante), del E 1404 al E 1518.
Los aditivos codificados con la letra H están admitidos en España pero no en la Unión Europea. Asimismo, la ley española dispone que ciertos productos no han de llevar aditivos: leche, cereales en copos, nata ácida, pasta seca, arroz normal (no el de cocción rápida), kéfir sin fruta, yogur natural, frutos secos, huevos, semillas, legumbres y granos, patatas y hortalizas frescas, aceite vegetal virgen, miel, fruta fresca sin encerar, café en polvo, agua mineral y de manantial, setas frescas, alimentos ecológicos, orgánicos y biológicos.

Este es un fragmento de la última colección sobre cocina publicada por Signo Editores y disponible para todos aquellos que estén interesados. Para más información consulte nuestra web.