Fin de semana en Segovia, Sepúlveda

por | 24 de abril de 2011

Si se desea visitar la provincia de Segovia, una parada que no se puede olvidar es la visita a Sepúlveda. Esta villa medieval está situada entre los ríos Caslilla y Duratón, y en lo alto de dos cerros. Da inicio al parque natural de las Hoces del río Duratón, es muy famoso por ser la cuna o capital del cordero asado, y dispone de un amplio patrimonio arquitectónico, donde destacan sin duda sus iglesias románicas:

La Iglesia del Salvador, que corona la villa. Del siglo XI, la más antigua del románico segoviano, de dos naves, más torre y galería porticada.
Santuario de Nuestra Señora de la Peña (patrona de la villa), románica, del siglo XII, de planta similar a la del Salvador y también porticada.
Iglesia de los Santos Justo y Pastor, románica, de tres naves con sus ábsides y cubierta de madera, que alberga el Museo de los Fueros.
Iglesia románica de San Bartolomé, que posee una bonita escalinata de acceso presidida por un crucero renacentista.
Iglesia de Santiago, románica con ábside mudéjar, y de una sola nave rectangular, que hoy en día alberga el Centro de Interpretación de las Hoces del Río Duratón

Además de estas muestras del románico cabe destacar en la villa:
La Plaza Mayor, parcialmente porticada, presidida por el Palacio del Conde de Sepúlveda, y los restos del castillo y muralla.
Restos de las murallas y puertas de acceso. Como la del Azogue o Ecce-Homo, la del Río, o la Puerta de la Fuerza, desde la que se puede contemplar la villa y el acceso a las Hoces del Duratón a través de una calzada romana.
Ya que en las proximidades de Sepúlveda comienza el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón. Este recorrido de cañones continúa hasta el embalse de Burgomillodo. Paraje de de gran belleza paisajística y natural donde la gran colonia de buitres leonados constituye su principal atractivo. Si bien además de la diversidad animal y vegetal destacan: la ermita románica de San Frutos, varias cuevas con pinturas rupestres (Siete Altares, Eremitas, del Águila,…) y lar ruinas del Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz (solo accesible a través del cauce del río).

Al paisaje natural y cultural de la Villa lo completa su afamada gastronomía, considerándose como la capital del lechazo. Siendo el plato principal este cordero lechal asado en horno de leña, que tradicionalmente se acompaña de ensalada, vino de Ribera del Duero y de postre Ponche Segoviano.

Sin duda una completa opción para cualquier escapada o fin de semana, que se puede completar con las muchas actividades de turismo activo que se ofertan en la zona como rutas en piragua, senderismo, 4×4,…
El Pajar de Pedraza, casa de alquiler para vacaciones, fines de semana, escapadas… en la cercana localidad de Santiuste de Pedraza, puede ser una opción barata y de calidad para esta visita a Sepúlveda, las Hoces y la zona de la sierra segoviana.