Feliz después de tu divorcio

por | 11 de febrero de 2011

Cuando una relación termina en divorcio, una mujer debe pensar en cómo recuperar su felicidad, sin embargo, esto no siempre viene con una nueva relación.

Después de concretado el divorcio o la separación, las mujeres casi siempre nos quedamos con nuestros hijos, pero ten en cuenta que esos niños crecerán y que su vida comenzará desarrollarse alrededor de amigos y de las actividades que van con la edad de cada uno de ellos.

Ante esta situación, como mujer tienes o podrías tener un círculo de amistades o familiares. Si aún así sientes que no es suficiente y piensas en encontrar una nueva pareja, tienes que tomar en cuenta ciertas cosas.

La soledad después del divorcio

Algunas veces se dice que la mujer debe tratar de ser feliz estando sola y luego iniciar una nueva relación, pero no es tan sencillo entender el concepto de ser felices solas. Lo que en realidad no pocas féminas quieren es ser parte de una relación y tener vida en pareja, pero también quieren tener lo que les faltó en su relación anterior.

Un punto importante a tener en cuenta es pensar que no solo porque la mujer necesite ser feliz, requiere de cambiar algo de sí misma. Un consejo es seguir siendo la misma sin forzar cambios que no van con su personalidad.

En algunas ocasiones se necesita de una relación que signifique algo diferente a los amigos o a la familia. Es decir, alguien que venga a ponerle sabor a la vida.

Una mente ocupada

Hemos escuchado mucho que mantener la mente ocupada es una buena estrategia para quitar los pensamientos negativos. Sin embargo, también es una buena estrategia buscar algo que te brinde satisfacción para que te sientas realizada y en, consecuencia, feliz.

Algunas cosas que podrían ayudarte a conseguir la felicidad después de un divorcio:

  • Piensa detenidamente en qué te gustaría hacer o ser (trabajo, estudio, viajes, etc.)
  • Busca oportunidades de estudiar cosas que antes te parecían imposibles.
  • Dedícale unas horas por día o por semana a un trabajo voluntario. Busca los lugares o programas donde necesiten de tu sabiduría.

Si haces el trabajo encomendado con amor y dedicación y si das lo mejor de ti, llegará el momento en que más que lamentarlo apreciarás los instantes en que por fin podrás estar a solas contigo misma.

Con esto no sustituirás a tu pareja, pero te envolverás más en ti misma y te descubrirás.  Ten en cuenta que el hombre perfecto no va a aparecer en un instante, pero sí aprenderás a ser feliz sola. Si aprendes a combinar tu tiempo con lo que te satisface, aprenderás también a organizarte e irradiarás satisfacción y alegría hacia tu entorno.

Con información de: todamujeresbella.com