Esocia, Reino Unido o Malta

por | 12 de noviembre de 2010

Hace ya unos cuantos años que estudio inglés y he de reconocer que cuando más he aprendido ha sido cuando he ido al extranjero. Tengo la suerte de haber salido ya en tres ocasiones. La primera vez fui a Esocia, un país increíble donde los haya. Allí descubrí que el inglés cambia mucho de las aulas a la realidad. El acento era completamente distinto a lo que yo había oído en España, pero enseguida me acostumbré y comencé a entenderme con los escoceses.

            La experiencia me encantó, de modo que al año que viene repetí curso, pero esta vez en Londres. ¡Qué ciudad! Pasé allí tres semanas y me supo a poco. Nuevamente aprendí muchísimo, sobre todo porque conocí otros acentos. Además, los conocimientos que ya tenía me sirvieron para desenvolverme perfectamente en la ciudad y conseguí mejorar algunos aspectos de mi capacidad comprensora. Sobre Londres… creo que no puedo decir nada que no esté ya dicho. ¡Hay que vivirlo para saber lo que se siente! Si quieres vivir la experiencia, no dejes de echar un vistazo a cursos inglés Londres.

            Y al año siguiente llegó Malta. Sí, ese país tan pequeño que ni siquiera sale reflejado su territorio en el mapa. La verdad es que fue un destino perfecto para seguir mejorando mi inglés. Malta es la perfecta conjugación de aprendizaje y vacaciones. Es un destino idílico y paradisíaco, con aguas cristalinas, calas de ensueño y un clima envidiable. Es prácticamente un país virgen que combina el turismo de playa con el cultural, pues cuenta con muchas ciudades medievales, enclaves de los templarios. Ni que decir tiene que complementó mis conocimientos de inglés a la perfección. Eso sí, fueron unas vacaciones soñadas…