Errores al firmar un contrato de renta

por | 27 de enero de 2011

Con la desaceleración de la economía, muchos propietarios de negocios han decidido comenzar a reducir gastos y pensar en un crecimiento seguro.  

En este aspecto, obtener una buena oficina a un precio correcto antes de firmar cualquier cosa es totalmente esencial. Para evitar errores comunes al buscar oficinas en renta, recomendamos estas cinco cosas:

  • Ahorro. Hay formas de limitar los costos iniciales y de ahorrar dinero más allá del precio de renta de la oficina. Por ejemplo, si tenemos un contrato de arrendamiento tradicional, que suele durar entre 5 y 10 años, tiene sentido negociar un depósito por adelantado. Generalmente un contrato de este tipo consiste en una renta de seis meses o hasta que se cubra la mitad del costo total del alquiler.
  • Productividad. Aún en estos días hay muchas empresas que requieren de la presencia física de sus empleados.  La mejor oficina debe estar estructurada para ayudar a los empleados a ser más productivos.  Hay que revisar cuáles empleados realmente necesitan trabajar de manera presencial en la oficina y los que pueden hacerlo de manera remota. Esto puede ayudar a ahorrar en gastos mediante la reducción de la cantidad de espacio necesario.
  • Dirección. Tener una dirección en una zona comercial de renombre puede agregar cierto prestigio a tu negocio. Sin embargo, muchos de estos espacios tienen un precio prohibitivo para algunas empresas, así que hay que considerar el uso de una oficina en renta que esté acorde a tu presupuesto.
  •  Cláusulas. Si no entiendes alguno de los puntos de arrendamiento, puede que gastes innecesariamente después de firmar el contrato. Las cláusulas en el contrato de arrendamiento dictan todo, desde la fecha límite para pagar la renta hasta las limitaciones del inquilino respecto al inmueble y las obligaciones de mantenimiento. Es importante leerlas y comprenderlas todas antes de firmar cualquier cosa.
  • Expansión. Pregunta a tu arrendador si puedes hacer cambios potenciales en cuestiones de amplitud de espacio o reducción de éste. Considera la posibilidad del subarrendamiento o del espacio compartido, ya que esto te ayudará a solventar los gastos del espacio que no utilices.
  • Oficinas virtuales. Contar con una oficina de este tipo es una excelente opción si deseas ahorrar en costos o si eres un emprendedor.

Por desgracia, las oficinas tradicionales son muchas cosas, menos flexibles, algo que sí ofrece una oficina virtual. La firma de un contrato de renta de oficinas con un proveedor respetable da muy buenas opciones de crecimiento. Por ejemplo, puedes ampliar o reducir el espacio según sea necesario o acceder a salas de videoconferencia.

Este tipo de flexibilidad es ideal para los emprendedores y es la razón de un crecimiento acelerado.

Con información de: gaebler.com