En Mendoza, turismo en el Puente del Inca

por | 19 de febrero de 2011

El turismo en Mendoza guarda un rico patrimonio histórico, donde puede apreciarse la vida en la época de la colonia, antes de que se constituyera la República Argentina. Pero también, la zona fue habitada por tribus originarias precolombinas. Una de estas culturas que se establecieron a lo largo del continente suramericano fue la nación inca. Sin dudas, esta cultura forjó la personalidad de América latina, dejando su impronta hasta el día de hoy. Nacida a partir de la cultura aymara, su dominio se estableció desde Ecuador hasta Chile y Argentina, prácticamente a lo largo de la cordillera de los Andes.

En su trayectoria para huir de la dominación española, generaron la famosa ruta del inca. También  pasaron por una región ubicada cerca del río Las Cuevas en Mendoza. Precisamente en ese lugar la erosión del deshielo ha creado caprichosas formas, y una de ellas es lo que parecería ser un puente que cruza el mencionado río. A este puente natural se lo conoce como Puente del Inca, y se encuentra a 2700 m sobre el nivel del mar, entre los cerros Banderita Norte y Banderita Sur. Sólo 183 km lo separan de la ciudad de Mendoza, y se encuentra muy cercano a un paso internacional con Chile. El Puente del Inca es la entrada principal al Parque Provincial Aconcagua.

La belleza natural del lugar es impresionante. El puente parece haberse instalado a propósito a unos 27 m sobre el río, aunque en realidad se trata de un hueco que el paso de las aguas mineralizadas ha dejado en la roca viva. La zona es rica en minerales, por lo que abundan las estalactitas, y las piedras y rocas del lugar tienen unos colores deslumbrantes.

En el sitio hay un balneario de aguas termales, según los conocedores, uno de los sitios más sanadores del mundo, debido a la intensa concentración mineral de las aguas. El efecto beneficioso sobre la salud humana es ampliamente reconocido por la comunidad médica. Las aguas minerales termales ayudan a combatir dolencias óseas, rejuvenecen la piel, desintoxican y son altamente beneficiosas para el estrés.

La zona goza de un microclima especial, con muy poca precipitación anual. El invierno es muy frío, pero el verano es muy cálido. La localidad de Puente del Inca sólo cuenta con 132 habitantes, gran parte de los cuales son militares destinados a vigilar el paso trasandino. Sin lugar a dudas, quien desea pasar unas vacaciones inolvidables en Mendoza, no puede dejar de visitar este fantástico y mítico lugar.