Empieza a practicar snowboard

por | 1 de diciembre de 2014

Por fin te has decidido a pasar de los esquís a la tabla de snow, o bien te saltas el paso anterior: ¡sabes que lo tuyo es deslizarte de otro modo desde el principio! Sea como sea, siempre te ha atraído este deporte que ya goza de más de cincuenta años de historia, aunque no tantos de reconocimiento olímpico, y quieres saber por dónde empezar.
Vale. Lo primero es sencillo. Seguro que te has fijado en que hay riders que se deslizan con la tabla con el pie izquierdo detrás (goofy) y el regular lleva el pie derecho detrás (regular). Para saber si somos de uno u otro tipo, podemos escoger entre una de las siguientes tres opciones:
1- Coger una tabla de skate y hacer varias pruebas con ella
2- Deslizar por el pasillo de nuestra casa en calcetines
3- Ser empujados por un amigo por la espalda con los pies alineados con las rodillas y ver qué pie apoyamos primero contra la nieve
Una vez sepamos si somos diestros o zurdos, empezaremos a familiarizarnos con la tabla. El primer ejercicio que llevaremos a cabo lo haremos parados; dejaremos el pie trasero suelto y el delantero cogido en la tabla y practicaremos clavando un canto y después el otro (apoyaremos el peso del cuerpo hacia los dedos del pie delantero) para cambiar 180º de orientación; también nos aseguraremos de utilizar las rodillas y los hombros adecuadamente como punto de apoyo y equilibrio, respectivamente.
Otra buena práctica que nos permitirá ir cogiendo confianza es utilizar el pie trasero para coger impulso y, a continuación, apoyarlo delante de la fijación trasera para mejorar el equilibrio y aprender a apoyar el peso del cuerpo en el pie delantero.
Los otros dos puntos básicos que debemos intentar dominar durante las primeras horas de práctica son nuestra posición sobre la tabla y cómo acelerar y frenar con la tabla de snow. Para lo primero, nos quitaremos de la cabeza una posición excesivamente erguida (pues las piernas están en el mismo plano de equilibrio) como modelo de referencia en la tabla, colocaremos las piernas medianamente flexionadas en la tabla y nos colocaremos en una posición similar a la de un salto. Recordaremos, además, que los hombros dirigen la tabla y la mano de delante da las órdenes.
Por otro lado, para acelerar y frenar con la tabla tienes que ganar confianza con los cantos y la gravedad, básicamente para frenar apoyaremos el peso en los talones y nos inclinaremos levemente hacia atrás.
Esta es una guía muy básica, por lo que quizá quieras consultar más información en los siguientes enlaces.

o http://www.altiservice.com/es/font-romeu-pyrenees-2000/webcams
o http://www.altiservice.com/es/font-romeu-pyrenees-2000