El placer de comer

por | 6 de octubre de 2011

Están de moda los cocineros. En las páginas de Juegos on-line podemos disfrutar de una enorme variedad de Juegos de Cocina, pero no es sólo eso. En la televisión los programas sobre cocina, antes restringidos al horario de las amas de casa copan ahora la parrilla de la programación. Están apareciendo muchas escuelas de gastronomía, cada vez existen más academias y clases de cocina en las ciudades donde aprender desde un nivel básico de iniciación hasta los secretos de los platos más exóticos. Los fogones y pucheros han llegado incluso a la Universidad.

 

¿Cuál es tu plato favorito?

 

Y es que comer es algo más que una necesidad, y la comida no es cosa de Juegos. No existe ser humano que no pueda describir con todo lujo de detalles cómo es su plato favorito. Para algunos será aquél que le hacía su madre mientras él se entretenía con Juegos de Cocina junto a ella. Para otros consistirá en una elaborada sucesión de platos que llegarán uno tras otro en un restaurante exclusivo de una determinada ciudad.

 

Comer es un placer

 

A pesar de que aún hoy en muchos lugares del mundo mueren personas de hambre, no podemos obviar que una vez cubierta la necesidad básica del alimento comer es un placer. Tanto por los sabores y olores de la comida como por lo que el acto de comer significa. Entre fogones se siguen cocinando las intrigas que dan sazón a la vida. Alrededor de una mesa seguimos celebrando una reunión con los viejos compañeros de Juegos para recordar tiempos pasados. Rodeados de platos celebramos nuestros momentos felices o cerramos nuestros negocios. No en vano se dice que aún hoy sigue siendo cierto el viejo dicho: a un hombre como se le gana es por el estómago.