El fenónemo de las amas de casa y el sexo virtual

por | 2 de octubre de 2016

Muchas mujeres, especialmente aquellas amas de casa insatisfechas con sus matrimonios, pero que no pueden acceder a contacto con desconocidos sin poner en peligro sus relaciones tanto afectivas como sociales, practican el sexo virtual.

Y no son pocas las que han encontrado una forma inteligente y segura de generar sus propios ingresos, cobrando por esa actividad. Existen numerosas líneas telefónicas de pago donde hombres con ganas de tener un rato de sexo virtual pueden entrar en contacto y vivir sus fantasías con esposas cachondas  e insatisfechas. Una enorme cantidad de esas mujeres son poseedoras de cuerpos bonitos y deseables que cualquier hombre estaría dispuesto a gozar, si tuviera la oportunidad de hacerlo. Hoy en día es muy fácil hacer sexo por teléfono con las mujeres más viciosas que uno se pueda imaginar.

Ahora que la tecnología permiten un mayor flujo de comunicaciones, los maridos que no satisfacen los deseos y las fantasías de sus esposas, tienen mayor probabilidad de encontrar la amarga sorpresa de que ellas han encontrado nuevas formas de dar solución a ese tema.

Numerosos estudios han intentado abordar el tema del sexo virtual para entender este fenómeno tan de moda. En  “The Fantasy Factory”, que podría traducirse como “La fábrica de fantasía”, su autor señala que quienes practican sexo virtual lo hacen amparados en las seguridades que ofrece esta práctica. “El contacto íntimo, tanto físico como emocional, presenta riesgos, tales como los de contagiarse con una enfermedad venérea, el deterioro de la imagen personal y profesional, o el rechazo de los demás; también se temen las consecuencias de los deseos perversos. El sexo telefónico borra los riesgos“. A más seguridad, más facilidad para distenderse y  gozar de esa experiencia.