El 61% de los universitarios españoles creen que sus expectativas de inserción laboral son desfavorables

por | 5 de julio de 2011

El 61% de los universitarios españoles piensa que las expectativas para encontrar empleo son desfavorables, siendo un poco más optimistas los estudiantes de postgrado. Estos datos proceden del estudio “ING Looking for talent” realizado por ING DIRECT a través de más de 600 entrevistas en ocho universidades españolas.

La primera opción para el 50% de los universitarios sigue siendo buscar un empleo en España tras acabar sus estudios, pero ya un 28% se plantea salir al extranjero a buscar su primer trabajo. Además, ante la falta de perspectivas, un 48% cree que lo mejor es alargar su etapa de estudiante, realizando algún curso de especialización o perfeccionando su conocimiento de idiomas. Llama la atención que sólo el 3,5% piensa en emprender y crear su propia empresa, frente al 10% que quiere estudiar una oposición.

En palabras de Fernando Córdova, director general de Recursos Humanos de ING DIRECT, “nuestro objetivo al realizar este estudio ha sido escuchar lo que buscan los universitarios españoles para poder conocer mejor sus necesidades y, de esta manera,  atraer al banco el mejor talento. Además, nos ha servido para constatar algunas realidades que llevábamos un tiempo observando, como la importancia que le dan hoy los jóvenes a un buen ambiente de trabajo o su deseo de seguir formándose”.

Incorporación al mercado laboral

Según el estudio desarrollado por ING DIRECT, el momento de la incorporación al mundo laboral es una etapa que los universitarios de los últimos cursos y los estudiantes de postgrado viven con una mezcla de sentimientos: por una parte está su ilusión y ambición por desarrollar una carrera profesional exitosa; por otro lado está su temor a sentirse explotados y poco considerados laboralmente. Aun así, un 50% de los entrevistados menciona únicamente emociones positivas a la hora de describir los sentimientos asociados al momento de incorporación al mercado laboral.

Se han detectado diferencias en función del perfil académico. Los estudiantes de carreras técnicas entienden que lo prioritario es ganar experiencia y priorizan un acceso inmediato al mundo laboral, los estudiantes de carreras no técnicas tienden más a realizar cursos de especialización, mientras que los estudiantes de postgrado esperan acceder a un trabajo que compense su dedicación, esfuerzo y también una nomina más elevada.

La actitud hacia la conciliación de la vida personal y profesional también despierta opiniones encontradas. Hay posiciones más pragmáticas que entienden que el dedicar mucho tiempo y esfuerzo en el comienzo de la vida laboral es una inversión necesaria para triunfar a medio plazo, otras son más escépticas y temen ser explotados sin recibir ninguna recompensa. Tienen también preocupación por la vivienda, sobre todo como afrontar pagos de una futura hipoteca.