Desarrollo sostenible, nuestro futuro

por | 10 de mayo de 2010

Estamos llegando a un momento muy importante en la historia del hombre. Ahora es cuando debemos plantearnos nuestro futuro, si seguimos el camino del progreso y el desarrollo actual, dentro de unos años llegaremos a un punto de insostenibilidad en el que no seremos capaces de mantener nuestro planeta saludable.

Es aquí donde entran en juego las energías renovables o energías alternativas, la apuesta por nuestro futuro.

Las energías renovables son aquellas energías que podemos obtenerlas de fuentes naturales virtualmente inagotables, normalmente debido a que se regeneran de forma automática. Sin duda alguna, el valor más importante de estas fuentes de energía no solo radica en que es inagotable, lo más importante es que el impacto de contaminación es mínimo o casi nulo, lo que sin duda es un seguro para nuestro planeta.

Actualmente el progreso se está sosteniendo gracias al uso de petróleo y/o la combustión del carbón, energías finitas que en algún momento no podrán abastecer la creciente demanda. También podemos considerarlos como factores importantes en cuanto a la contaminación del planeta, el efecto invernadero y el agujero de la capa de ozono.

En nuestras manos está, ahora que aún no es demasiado tarde, tomar cartas en el asunto y optar por el uso de energías renovables que permitan dar un respiro a nuestro futuro. Un desarrollo sostenible es la única forma que tenemos de evitar males mayores en un futuro no tan lejano.

Clasificación de energías renovables

Dentro de las energías renovables podemos hacer dos clasificaciones, las limpias o no contaminantes y las contaminantes.

Dentro del primer grupo, limpias, podemos encontrar las siguientes

  • Eólica
  • Geotérmica
  • Hidráulica
  • Geomotriz
  • Solar

Dentro del grupo de energías renovables contaminantes se encuentran todas aquellas que hacen uso de materia orgánica o biomasa.

Mi favorita de siempre ha sido la energía eólica, en España, al igual que en muchos otros países, podemos ver muchas montañas decoradas con aerogeneradores dispuestos a aportar su granito de arena al desarrollo sostenible.