Cuidar Bonsai

por | 20 de diciembre de 2010

Cuidar bonsai vamos a ver lo básico de estos maravillosos arbolitos procedentes de china pero que perfeccionaron los japoneses como un autentico arte milenario. Los cuidados básicos del bonsái no son tan técnicos y difíciles como se dan a conocer de boca en boca de las personas,  lo básico es saber el regado, lo que necesitan de luz, las podas y los trasplantes. Eso son las cosas más básicas dentro de este mundillo del bonsái que la verdad que es muy amplio y fascinante.

Uno  de los mayores errores que cometen la gente cuando son principiantes es el de cómo regarlo correctamente. Claro que el regado cuenta con el clima donde se encuentre, el tipo de bonsái que sea, etc… Pero generalmente tenemos que regar nuestro bonsái cuando solo lo necesite, el mismo no lo pedirá. No hagan como he oído en algunos casos que sumergen el bonsái en agua durante unos minutos y dejan el recipiente de agua abajo para que el bonsái recoja el agua que necesite, esto puede ser un fallo grave debido a que se pueden podrir las raíces y coger hongos debido al exceso de humedad. El regado tiene que ser cuando usted vea que la superficie de la tierra este seca. Lo mejor es introducir el dedo dos centímetros en la tierra y si la nota que este seca le da un regado hasta que el agua salga por los agujeritos de la maceta, y no la vuelva a regar hasta que se lo pida nuevamente.

Después viene la luz que necesita nuestro bonsái, partiendo de que los bonsáis son arboles, como bien indica su naturaleza la mayoría son de exteriores. Los bonsáis pueden estar en el exterior la mayoría en un sitio con luz pero que nos les dé tampoco el sol directamente, ni corrientes excesivas de aire. Después si usted vive en algún sitio que en invierno tiene muy bajas temperaturas es mejor que lo resguarde en invierno cuando haga demasiado frio. Hay algunos bonsáis que se pueden tener en el interior pero esos suelen ser los tropicales o subtropicales, pero siempre a un metro aproximado de una ventana que tenga mucha luz y aire para que nuestro bonsái este oxigenado.

Ahora viene cuando tenemos que podar nuestro bonsái, hay dos formas para podar, la poda de forma, que es cuando queremos darle la forma a nuestro bonsái,  que lo suyo es un poquito antes de la primavera, y la poda de mantenimiento, que se hace cuando nuestro bonsái ya tiene una forma y queremos seguirla, e iremos podando las ramitas que salgan de la estética que queremos para nuestro bonsái, que será durante todo el año. Estaremos atentos a las ramas que crecen hacia abajo para podarlas y que no sobresalgan de la estética de nuestro bonsái. También habrá que podar las ramitas y hojas que estén en mal estado, como que estén secas, etc. Asegúrense que si cortan alguna rama mediana o gruesa después le tienen que poner cicatrizante para que no se nos ponga malo nuestro bonsái y no coja ninguna enfermedad. También nombrar que la poda se tiene que hacer con su materia especializado sobre todo cortar las ramas medianas o gruesas.

Pedro Hernaiz
Para mas informacion:
cuidar bonsai