Cuidados a seguir después de una intervención quirúrgica de hemorroides

por | 25 de enero de 2016

Al igual que la patología misma, una operación de hemorroides es un asunto delicado. Si bien es cierto la llegada de innovadores métodos quirúrgicos como el método THD ha ido eliminando el trauma posoperatorio relacionado con la operación de hemorroides, sigue siendo importante saber cuidarse después de una intervención de este tipo. Por esta razón, he aquí algunos de los mejores consejos para que sepas cuáles son los cuidados que deben tener las personas que se han operado de hemorroides.

Cambiar estilo de vida

La recuperación comienza con un cambio de estilo de vida que deb ser gradual. Primero que todo, se aconseja que durante la primera semana, el paciente permanezca idealmente en reposo en su cama evitando, además, cualquier situación de estrés. Esto es lo mejor sobre todo para reducir los efectos de posibles sangrados. Sin embargo, paralelo a ello, y sobre todo si el paciente es obeso, se aconseja comenzar una dieta rica en fibra orientada a la pérdida de peso. Luego del periodo de reposo, es importante comenzar una actividad física moderada que bien puede partir de caminadas rutinarias de al menos 10 minutos al día.

Mejorar la alimentación

Siguiendo con lo anterior, y haciendo un mayor énfasis en ello, es fundamental que el paciente comience a alimentarse mejor después de la operación sobre todo para que pueda desarrollar heces blandas que le ayuden a evitar esfuerzos innecesarios al defecar. Lógicamente, lo ideal es comenzar con una buena alimentación mucho antes de la operación. A este respecto, la mejor dieta consiste en una mezcla de grandes cantidades de fibra, fruta, verduras y mucho líquido.

Cuidados caseros

Además de los antidoloríficos y antiobióticos que el médico prescriba, existen varios cuidados caseros que ayudan a que el posoperatorio sea más benéfico. Además de buscar de mantener la herida y la zona de intervención muy limpias, se aconseja usar cremas o bolsas frías para evitar la irritación e inflamación del área afectada. Igualmente, cada vez que se defeca, se aconseja hacer una labado con agua tibia, un baño de asiento o, idealmente, un baño con agua caliente en la bañera lo cual ayudará a generar bastante alivio y relajación en el paciente.

Trucos y sugerencias adicionales

Además de lo anterior, existen varios trucos y consejos que se pueden realizar durante este periodo de recuperación del paciente. Algunos de ellos incluyen los siguientes: usar un pequeño taburete para poner debajo de los pies mientras se defeca ya que esto hará menos doloroso la eliminación de heces, usar toallitas para bebé en lugar de papel higíenico normal para limpiar el ano después de defecar, y recostarse en la cama con una almohada debajo de las caderas para reducir la inflamación dejada por la operación.

Como puedes ver, se requiere de una buena dosis de paciencia y responsabilidad con respecto al cuidado de los pacientes que han sido operados de hemorroides. Sin embargo, si se siguen los consejos aquí descritos y se aprovechan las innovadores técnicas quirúrgicas que se utilizan hoy en día para tratar hemorroides seguramente será posible obtener un posoperatorio muy benéfico para aquellos que han apenas pasado por el quirófano.