Copenhague en tres días

por | 23 de octubre de 2018

Después de mi último viaje por Florencia (puedes ver información en mi blog), me he decidido a visitar Copenhague en tres días. Una ciudad maravillosa, tranquila y que en esta época del año goza de muy buen clima. Es además una ciudad ideal para visitarla en tres días.

Que ver en Copenhague en tres días?

El primer día puedes dedicarlo a empaparte de su casco antiguo. En sus proximidades encontrarás algunos de los puntos de interés que no debes dejar pasar, especialmente si es la primera vez que visitas la ciudad.

La Plaza del Ayuntamiento puede ser un buen punto de partida para comenzar a visitar la ciudad. Es el segundo ayuntamiento que tiene la ciudad, pues el primero se incendió y la ciudad se quedó sin ayuntamiento durante algunos años.

En enclave de la Plaza del Ayuntamiento resulta propicio para empaparte de la arquitectura danesa, y es que en sus inmediaciones podrás encontrar el Palace Hotel o la Torre Rishshuset, dos de los edificios que, bajo mi punto de vista son de los más bonitos que te encontrarás jamás.

El pueblo danés se toma muy enserio todo lo relacionado con la política, algo que se puede apreciar en sus edificios gubernamentales. El Palacio de Christiansborg, la sede del Parlamento, alberga uno de los miradores desde los que podrás contemplar toda la ciudad.

Ya que todavía te quedan dos días, te recomiendo que dediques el tiempo sobrante a perderte por la ciudad. Más allá de la arquitectura o los puntos de interés que albergue la ciudad, es uno de los mejores sitios de Europa para caminar, tomar algo, o empaparte de su ambiente.

La segunda jornada la puedes dedicar a algunos de los edificios más característicos de la ciudad, como el Antiguo edificio de Bolsa. Su punto más alto tiene una altura de más de 50 metros, convirtiéndose en uno de los emblemas de la ciudad. Es importante que observéis bien su fachada, pues está compuesta por un mosaico de colas de dragón. Un total de 4 colas que representan a cada uno de los países nórdicos.

De ahí, podrás ir al Palacio de la Ópera, un lugar increíble en el que te recomiendo que hagas una parada para comer. Su proximidad con el Street Food Market hace que sea uno de los lugares perfectos para detenerse a saborear la gastronomía danesa.

El último punto de interés del día, después de haber comido y reposado la comida, lo encontraremos en la iglesia de Nuestro Salvador. Con una torre de 95 metro de altura, es el lugar perfecto desde el que ver la ciudad de Copnhage. Es importante saber que es de fácil acceso, pero en su punto más alto es cierto que puede dar una sensación de claustrofobia, por lo que solamente es recomendable subir si estás completamente seguro de que no te va a agobiar la situación.

Para tu último día en la ciudad te recomiendo que visites el Meatpacking District, uno de los barrios más modernos de la ciudad. El lugar perfecto para sentirte un ciudadano más de Copenhage, donde podrás disfrutar de una gran oferta de restauración, ocio y entretenimiento, que te hará salir de la ciudad totalmente enamorado.

Ya tengo próximo destino de viaje viajo a Praga en el puente de diciembre. A la vuelta actualizaré mi blog.