Consejos para cuidar tu consola de videojuegos

por | 27 de diciembre de 2010

Además de encontrar tu consola favorita en cualquiera de las tiendas de videojuegos online que existen, en ellas podemos obtener los mejores consejos para conseguir que nuestra consola de videojuegos nos dure el mayor tiempo posible en las mejores condiciones.

Cuidar de nuestra consola nunca está de más, mejor no confiarnos aunque tenga dos años de garantía soportada por el fabricante o la tienda de videojuegos donde la adquirimos. Estas recomendaciones para el buen mantenimiento de las consolas, no garantizan la vida eterna de las consolas, pero mejor prevenir posibles deficiencias que lamentarnos de ellas.

Colocación

Cualquier consola es mejor colocarla en horizontal de modo que favorezca la lectura de los discos. Bien es cierto que muchas vienen para ser puestas verticalmente y parece que esta posición favorece la refrigeración, pero en esta posición cualquier movimiento puede perjudicar la lectura de los discos o rayarlos, aunque es algo muy poco frecuente.

Ubicación

No es conveniente que esté cerca de otros aparatos eléctricos, sobre todo si son potentes, ni en lugares particularmente húmedos o calientes. Aunque parezca extraño, el sitio más recomendable es encima de una mesa o en el suelo, siempre que sea un lugar seguro de nuestras propias patadas, del alcance de las mascotas y no esté encajonado y tenga la suficiente ventilación. La peor opción, pero que suele ser la más habitual, es encajonarla entre otros objetos o muebles obstruyendo sus respiraderos. Y, sobre todo, nunca con objetos encima.

Protegerla del polvo

Aunque parezca sorprendente, el polvo no afecta a las consolas ni a la mayoría de los aparatos eléctricos. En el peor de los casos puede provocar un sobrecalentamiento, pero casi nunca un mal funcionamiento. La única parte de una consola que puede verse afectada por el polvo son los ventiladores de refrigeración que pueden provocar un molesto ruido y afectar su rendimiento si se ven anegados por el polvo.

En cualquier caso, es importante proteger el dispositivo del polvo sin taponar los orificios y rendijas que tiene para la ventilación y, sobre todo, taparlo o cubrirlo adecuadamente si se va a permanecer un largo tiempo sin usarlo, por ejemplo, con la caja original que recibimos al comprarla en la tienda de videojuegos.

Refrigeración

El punto débil de casi todas las consolas es el calentamiento. Manténla siempre en una zona ventilada y alejada de fuentes de calor como radiadores y calefactores y evita utilizarla en situaciones y días de mucho calor. También es recomendable utilizar los juegos instaslados en el propio disco duro de la consola o algún dispositivo de almacenamaiento similar, evitando el uso continuado del lector óptico. Este lector es una importante fuente de calor que además es la parte de la consola que más se desgasta y que, a su vez, deteriora los discos. Evitar su uso continuado alargará la vida de la consola, reducirá el ruido, los tiempos de carga y el deterioro de la lente lectora.

Otros trucos muy sencillos es colocar unas pequeñas patas a la consola que eleven su posición o comprar alguna base “cooler” que ayude a mantener refrigerada la consola. Retirar la carcasa nunca es una buena idea ya que además de dejar expuestas zonas sensibles de la consola, perdermos la garantía ante posibles averías.

Como siempre, no dejéis de preguntar al personal especializado de la tienda de videojuegos donde comprastéis vuestra consola sobre los mejores consejos para alargar la vida de vuestra consola.

http://www.dooimagen.com/tienda/Videojuegos