Consejos para actualizar el hogar

por | 22 de noviembre de 2010

Para dar un carácter nuevo y personal a una vivienda, no es necesario realizar una gran obra. Pintar las paredes y renovar las tapicerías antiguas ya dan un aire de renovación total. Hay que tener en cuenta que para crear contrastes, es mejor utilizar telas de la misma gama de color, en tonos lisos o de rayas, y emplear texturas diferentes. En cuanto a los colores de las paredes, los colores fuertes personalizan las zonas de paso y pueden usarse para destacar una pared. Sin embargo, para el conjunto de las estancias, los colores fuertes resultan agobiantes. Otro punto esencial para renovar la apariencia de la casa es la iluminación. Es una de las primeras cosas a diseñar cuando uno decide decorar o rehabilitar su casa. La iluminación general debe ser potente pero difusa y homogénea. La iluminación ambiental ha de ser tenue, conseguida mediante lámparas de sobremesa o pie.
Si se decide cambiar el mobiliario, la clave está en jugar con tonos naturales y materiales diferentes. Destacará su protagonismo si se contrastan bien los colores y las texturas.
Para terminar, prestar atención a los detalles es lo que aporta personalidad a los diferentes ambientes: hay que ser fiel al gusto personal adaptando a nosotros las modas e interpretándolas a nuestra manera.