Cómo rentar una oficina

por | 1 de enero de 2011

La renta de una oficina para tu empresa afecta tus ganancias, la satisfacción de tus empleados y tu productividad.

En la actualidad, rentar una oficina puede ser una actividad crucial para la productividad y el crecimiento de tu empresa; sin embargo, hay que saber escoger el lugar adecuado con anticipación. Planea lo que buscas, guarda disposición para alcanzarlo y lee estos consejos.

1) Ponte en contacto con un agente de bienes raíces comerciales para que te ayude a buscar la oficina adecuada para tu negocio. Los agentes tienen un muy buen olfato en lo que a bienes raíces se refiere e incluso puedes buscar los servicios de una empresa especializada en el arrendamiento de oficinas.

2) Discute las mejoras que vaya a necesitar la oficina por la que te decidas. Las mejoras que quieras hacer en el lugar deben estar sujetas a un contrato, sobre todo si los precios son altos.

3) Revisa cuidadosamente el estacionamiento, es decir, en qué condiciones está, si vas a tener derecho a ciertos lugares, o si simplemente vas a tener que competir por un lugar en la calle.

4) Puedes compartir el espacio con otra empresa, esto quizá te traería una renta más barata, pero podría ser un golpe a tu privacidad y la de tus empleados.

5) Echa un vistazo a las empresas que ofrecen renta de oficinas para pequeñas y medianas empresas, quizá encuentres mejores costos y oficinas de calidad. Puedes hacer una búsqueda en línea bajo los términos “renta de oficinas”, eso te ayudará a tener varias alternativas que conocer.

6) Considera la posibilidad de rentar oficinas todo incluido. Si bien el precio puede ser un poco más alto, muchas de estas oficinas suelen tener acceso a excelentes equipos de oficina y salas de conferencias, lo que reduce los costos iniciales de espacio y equipo. En algunos casos también proporcionan una recepcionista.

7) Lee muy bien el contrato de renta. Revisa tu pago mensual, la duración del contrato de arrendamiento, las responsabilidades del propietario y otras cláusulas como el aumento de la renta, etc. Pregunta si el contrato incluye el mantenimiento de la oficina y no te olvides de revisar las líneas telefónicas, el servicio de cable, de Internet y las conexiones de comunicación.

8) Checa muy bien la fecha de ocupación, si hay opciones de ampliar el contrato y la terminación de éste.

9) Contrata los servicios de un abogado de bienes raíces que no sólo se especialice en las negociaciones del contrato, sino que también conozca mucho de su área y que tenga vasta experiencia en el ramo.