Cómo evitar la retención de líquidos

por | 2 de febrero de 2010

Quizás eres una de esas mujeres que se nota hinchada cada vez que tiene el período, o simplemente eres una persona propensa a retener líquidos (te aseguro que somos muchos).

Notas una sensación de pesadez, como de hinchazón e, incluso, puede ser que hasta te falte la respiración.

En este artículo vamos a contarte qué es lo que puedes hacer para eliminar todos los líquidos sobrantes y que están haciendo que te encuentres así de mal. Son remedios fáciles y que cualquiera puede seguir desde casa, sin necesidad de comprar ningún tipo de pastilla ni infusión.

Remedios para evitar la retención de líquidos

Primero, debes beber mucha agua. Es normal que, después de una comida copiosa, te encuentres más pesado de lo normal incluso pasados unos días. Bebiendo agua, vas a ayudar a arrastrar toda esa cantidad de líquidos que se acumulan en tu cuerpo poco a poco.

Tienes que comer mucha fruta con fibra, pues la fibra ayuda a ir al aseo con mayor facilidad. Además, la fibra hace que te sientas lleno antes de tiempo, por lo que la cantidad de comida que ingieras disminuirá, haciéndolo también las calorias. Hablamos de fruta, pero también puede ser algún tipo de vegetal, o incluso cereales.

Aprende a cocinar sin sal. La sal hace que nuestro cuerpo retenga líquidos, así que si te acostumbras a cocinar sin sal empezarás a eliminarlos antes. Además, cocinar sin sal es bueno si tienes algún tipo de enfermedad, como la hipertensión.

Disminuye la cantidad de hidratos de carbono en tu dieta. Cada molécula de glucosa que tienes en el organismo contiene 4 moléculas más de agua. Si empiezas a quemar esa glucosa, empezarás a eliminar líquidos rápidamente. Ésto es un consejo que puedes seguir durante unos días, no demasiados, pues los hidratos de carbono son fundamentales para llevar una correcta alimentación.

Con estos consejos, podrás evitar la retención de líquidos que te hace sentir tan pesada. Recuerda que ésto no es cosa de hacerlo un par de días y olvidarse, sino que hay que ser constante y proponerse seguir los consejos durante un tiempo, pues si no lo hacemos el esfuerzo no servirá para nada.