Cómo empiezo a lograr el mejor manejo del tiempo

por | 13 de junio de 2011

El manejo del tiempo ha sido y es una de las llaves de la prosperidad de muchísimas personas. Adquirir esta habilidad sin duda se trata de un valioso tesoro, de una oportunidad única que puede determinar el rendimiento óptimo de nuestros planes laborales y planes de ocio. Una de las metas que más se proponen diversos individuos es el de lograr efectivamente que su tiempo les rinda. Y esto es algo que no se logra de la noche a la mañana: necesita de un proceso tal que involucre un compromiso permanente hacia la organización y la priorización de actividades generales.

Para empezar a concientizarnos mejor acerca del manejo del tiempo, tomémonos el momento necesario para revisar nuestra agenda personal, esa que por lo general no dejamos de practicar. Aunque esta tarea puede resultar fatigosa o ridícula para algunos(as) de ustedes, les ha ayudado a muchas personas a empezar un plan efectivo que las ayuda a desechar planes, incluir otros o definitivamente reorganizar sus “guiones para el día”. Una buena manera de analizar nuestra agenda, es colocando en una hoja todas nuestras actividades y al lado el horario o los horarios en que comúnmente las hacemos o las destinamos para ellas.

Teniendo ante nuestros ojos esta estratificación de sucesos, nos daremos cuenta de cómo estamos gastando el día, y según nuestro criterio, llegar a un punto en el que escojamos mejorar algunas actitudes en cuanto a la forma en que desarrollamos nuestros quehaceres. Un ejemplo claro de esta actividad propuesta lo entrega Sandra, una estudiante de negocios internacionales. Ella sacó unos minutos para poner en un papel lo que comúnmente hace y a qué horas del día realiza estas actividades. Analizar en perspectiva esta situación trajo para ella unas respuestas o aclaraciones que no se habría imaginado durante sus tiempos activos.

‘Descubrí que algunas de las cosas que hacía sencillamente me estorbaban, o que pasaba demasiado tiempo dedicada a ellas; por este motivo, me sorprendí de descubrir lo mal que tenía organizada mi jornada, y ahora he logrado nivelar mejor mis actividades’, sostiene Sandra. Héctor, un padre de familia, ha dicho que tener una exposición clara de su jornada diaria con el método propuesto le ayudó indudablemente al manejo de su tiempo: ‘sólo nosotros tenemos el poder de desesperarnos o de liberarnos en cuanto a la forma en que vivimos el día. Al principio me fue difícil; ahora veo los resultados’.

Referencia: http://dominatutiempo.com/