Breve historia del mueble

por | 10 de diciembre de 2010

La historia del mueble, tiene su origen en la evolución y progreso de la humanidad, pero las primeras referencias bastantes completas que tenemos se refieren al antiguo Egipto.

En esto articulo hablamos  sobre la historia del los armarios. Hoy los armarios son conocidos en todo el mundo y están muy difundidos sobre todo en toda Europa. En España también, hay armarios en Guipuzcoa, en Madrid, en Sevilla en Barcelona, en Valencia. El armario es conocido al menos desde la época romana según aparece en las pinturas de Herculano. Aunque en un principio sólo sirviera para contener armas, según indica su nombre, pronto se utilizó para guardar todo tipo de objetos. En la Edad Media, con excepción de las iglesias y monasterios, servía sólo para encerrar las armas y armaduras pues los demás objetos se guardaban en arcas o en sencillos aparadores.

Pero ya desde principios del siglo XV se usaba como armario con el mismo fin que ahora y sus puertas se decoraban con relieves cuando antes sólo llevaban pinturas. En los siglos XVI y XVII se usaban elegantes armarios de dos cuerpos y desde el siglo XVIII se construyen armarios-vitrina y bibliotecas-vitrina como dignos muebles de salón y de gabinete.

Los primeros armarios son de cuatro puertas, dos arriba y dos abajo, y sirven para guardar la ropa blanca, se utilizaban maderas como el nogal y el roble, el chapeado y la decoración de talla eran de nogal y las semicolumnas eran normalmente de peral oscurecido.

El aspecto arquitectonico y la tendencia a emplear motivos decorativos mas ricos, escultoricos derivados del renacimiento italiano deja su influencia durante todo el siglo.

El “Kabinettschrank” es una derivación del armario, mueble al que los soberanos y los nobles confiaban la representación de su riqueza. Por eso es muy difícil encontrar ejemplares en los comercios de las antigüedades, por suerte han pasado a los museos.
La patria del “Kabinettschrank” fue sin dudad Augsburgo y su principal difusor Philip Hainofer, los muebles Augsburgo fueron los mas bellos; se realizaban enteramente en plata, con frecuencia utilizando materiales caros a los que se añadían piedras preciosas y yeso policromado, figuras de bronce dorado y mecanismos musicales automáticos.

Del extremo Oriente, y a través de Inglaterra y Holanda llega la moda de la laca, cuya aceptación llego a extenderse a casi todos los muebles. Las primeras arquimesas laqueadas llegaron directamente de China y se apoyaban sobre basamentos de producción local, luego imitaron con gran exactitud la laca y reprodujeron paisajes orientales, frecuentemente estucados con dorados en fondo negro y mas tarde en fondo verde y rojo. El esquema constructivo era igual, un receptáculo cuadrado y repleto de cajoncitos cerrados que daban apariencia de impenetrabilidad. Otras arquimesas denunciaban en su arquitectura la voluntad de buscar nuevas soluciones estilistas. La verticalidad de la arquimesa se ve constituida por la horizontalidad del escritorio con el tablero levantable y la cara delantera que se abate hacia delante para formar una superficie de apoyo, interior, cerrada en el fondo por una sola o doble hilera de cajoncitos en los que se guardaba papeles o documentos.

Las excavaciones arqueológicas nos ha permitido saber que la casa egipcia estaba construida alrededor de un patio, demostrándose que fueron habitadas por un amplio número de personas y que fue creciendo respecto a las necesidades familiares, transformándose incluso en un conjunto de casas. La casa tenia una planta cuadrada con un espacio central precedido por una antecámara. A su alrededor nos encontramos los dormitorios y las habitaciones destinadas a almacén. Incluso en algunas casas de Tell el-amarna se han encontrado cuartos de baño. Estaban situados junto a la habitación principal y separados de ella por un muro bajo cubierto con caliza. Constaban de una zona de baño y de un retrete consistente en un asiento ubicado sobre una vasija rellena de arena.

Algunos miembros de grandes familias tenían amplias casas en las afueras de las ciudades, a modo de urbanizaciones de alto standing. Las villas estaban rodeadas de árboles y jardines con estanques, cocinas, talleres, establos, graneros y casas para los sirvientes. Los restos de mobiliario que nos han quedado no son muy abundantes y corresponden a las clases sociales más acomodadas. El taburete era el mueble universal egipcio ya que en su uso no se encuentran distinciones sociales. Más elitista es la silla y las camas, realizadas en madera. El ajuar era de lino y utilizaban unos reposacabezas para dormir.

Los muebles se caracterizan por su sencillez de estructura, utilizando clavijas de madera y ensambladuras elementales. La decoración es geométrica utilizando colores vivos. La ornamentación en los muebles de lujo, se realiza con bajorrelieves, taracea en oro o marfil y maderas finas, los motivos de animales y plantas. Un elemento interesante es el uol, realizado en madera, es una especie de media luna con pie que se utilizaba como almohada para separar la cabeza de la cama y no estropear los complejos peinados.

Para pintar los muebles, recubrían la madera con una selladora semejante al yeso, para después aplicar los tintes pigmentados sobre la superficie seca, se puede observar en muchas sillas, tumbas y otros objetos encontrados en yacimientos muebles decorados con gran lujo de detalles.

Eran abundantes los escabeles, muestran una base cúbica formada por una estructura de listones de madera y el asiento curvado anatómicamente. Las camas muy simples estaban formadas por una base de madera a la que se fijaban cuerdas o tiras de cuero recubiertas de telas o pieles, los ejemplares mas ricos presentaban a los pies un bajorrelieve pintado.

El resto del mobiliario eran arcones, lámparas, mesas de varios tamaños y utilidades, reposapiés decorados con garras de león o de toro, cabezas de felino y aves con alas desplegadas y generalmente policromados, reproduciendo escenas cotidianas de la vida social de la época.