Bancos del tiempo

por | 27 de febrero de 2011

El intercambio de objetos existe desde la prehistoria. Lo llamamos trueque y es que antes no existía el dinero y los objetos de valor se intercambiaban. Los acuerdos sobre el intercambio podían llevar un largo tiempo de negociaciones.

Con la llegada del oro y la plata, el valor de los intercambios ya podían medirse con un rasero objetivo. Las cosas valían un número determinado de monedas. La compra y la venta se hizo más práctica y eficiente.

Más tarde el valor de las monedas dejó de tener un valor real, tenían el valor que estipulaba la autoridad económica de cada país. El valor real de la moneda o el billete estaba respaldado por un valor custodiado en las reserva económica de cada país. Pero no era el valor real del objeto (moneda o billete).

Este sistema utilizado sin una regulación estricta puede dar problemas. Puede dar lugar a la inflación y deflación. Es debido a que las personas gastan más de lo que tienen. Por eso el dinero de un país respecto a otro se devalúa o se incrementa, dependiendo de la política monetaria de cada país. Otro sistema interesante es usar el tiempo como moneda de cambio. Cada persona hace un servicio durante dos horas a un miembro de la comunidad y luego otra persona de la comunidad también me hace el servicio que yo necesito, y no sé hacer, por un tiempo de dos horas.

Al final todas las horas trabajadas en servicios hechos a las personas de la comunidad por un individuo, tendrían que ser iguales a las horas recibidas que cada individuo recibe en compensación.

De esta forma estaríamos ante un mundo donde la especulación no tiene lugar y dónde cada persona ofrece lo mejor que tiene, su tiempo, para dar servicios especializados a los demás, para recibir servicios especializados por otros miembros de la comunidad.

Ahora es posible estar en la comunidad de tu zona haciendo tareas relacionadas con el intercambio de tiempo. Además es una forma de invertir en la comunidad y en uno mismo. Comprueba si hay esa posibilidad mediante el banco del tiempo.