Ayuntamientos, pagad vuestras facturas

por | 25 de julio de 2011

Uno de los grandes problemas de la situación actual económica en España es el impago de las facturas por parte de las instituciones públicas, principalmente de los ayuntamientos y las comunidades autónomas. No todas tienen la misma deuda ni la misma costumbre de no pagar pero desgraciadamente es común que las empresas que han trabajado para un ayuntamiento no haya recibido el pago por su trabajo.

Los que sufren el impago de las facturas son habitualmente pequeñas y medianas empresas que sufren por no conseguir recibir lo que les corresponde, hasta el punto de tener que, en no pocas ocasiones, echar el cierre. Y más ahora que los bancos han cerrado el grifo de la financiación.

Pongámonos en situación. Una pyme cualquiera que ha hecho un esfuerzo económico importante para llevar a cabo una obra contratada por un determinado ayuntamiento. Para realizar dicha obra solicitó un préstamo con la intención de pagarlo cuando recibiera la cantidad presupuestada en la factura.

Sin embargo el tiempo pasa y el cabildo no paga. No surgen trabajos nuevos o los que lo hacen necesitan de inversión. Pero la empresa está ahogada pagando el préstamo o simplemente no tiene más dinero para invertir hasta que no reciba el dinero que le adeudan.

Si esta situación se alarga es probable que finalmente la pyme tenga que cerrar.

Hemos presentado un panorama muy negro pero es que desgraciadamente es bastante común. A pesar de que los políticos salgan diciendo lo importante que es pagar las facturas porque de ello depende el mantener buena parte de tejido industrial, además de la infinidad de familias que dependen de esas empresas para vivir, a pesar de eso decimos, la morosidad de las instituciones públicas es muy preocupante. Y aunque esperemos que la situación finalmente se revierta, el cambio se está produciendo dolorosamente lento.