Alojese en Mendoza para visitar el Cristo Redentor

por | 18 de febrero de 2011

En Mendoza, el turismo brinda un sinnúmero de sitios, localidades, parajes, monumentos históricos y reliquias del pasado que componen escenarios únicos en América Latina. La cadena montañosa de los Andes crea un marco excelente para los variados sitios de interés histórico y monumentos que pueden ser visitados en esta hermosa provincia argentina. Uno de estos lugares es el Cristo Redentor. Es de una estatua monumental  de unos 7 metros de altura que fuera hecha en el año 1904 por el escultor Mateo Alonso. En el año 2003 fue declarada Monumento Histórico Nacional y Patrimonio Cultural de la Nación.

El objetivo del Cristo Redentor fue celebrar la amistad entre las hermanas repúblicas de Argentina y Chile, con motivo de un conflicto hacia principios del siglo XX estuvo poco de terminar en una guerra entre las dos naciones. La idea era que la amistad entre ambos pueblos era tan fuerte y tan sólida como la cordillera de los Andes. La obra es una réplica existente en el Palacio de la Paz, en la ciudad de La Haya.

Este monumento se encuentra en Uspallata, en la localidad de Las Cuevas. La cración del mismo nace de una iniciativa de la Asociación de Madres Cristianas, que de la mano de Angela Oliveira César de Costa concibió la genial idea de situar una estatua en el límite argentino chileno, que no nos permitiera olvidar el valor de la paz entre los pueblos. La señora Oliveira tenía un hermano que había sido enviado a la zona del conflicto bélico, dado que la guerra era prácticamente inminente.

Su amistad con Julio Argentino Roca, quien era el presidente del país en aquel momento, facilitó mucho las gestiones y allí comenzó el plan de recaudar fondos y materiales para la creación de esta obra de arte. La elección del lugar no es caprichoso, dado que donde está emplazada la estatua fue el lugar exacto por el cual el general José de San Martín cruzó con parte del ejército de los Andes al mando del general Las Heras.

Trasladar la estatua no fue cosa sencilla, pues su  gigantesco tamaño suman más de 350 t de peso. El pedestal para soportar semejante masa fue desarrollado por el ingeniero mendocino Civit. El mismo es de más de 6 m de altura, reforzado con acero laminado y construido en hormigón, con la finalidad de soportar fuertes vientos reinantes.

Más de 1200 km por tren recorrieron las piezas de bronce, las que luego fueron subidas a lomo de mula, para ser ensambladas en su lugar definitivo, a más de 3800 m de altura. La estatua del Cristo Redentor es otro motivo más para pasar las vacaciones en Mendoza, y conocer increíbles lugares.