Ahorra en la renta de autos

por | 3 de enero de 2011

Para quienes quieren hacer un viaje de turismo, una buena opción es rentar un auto, ya que este servicio ofrece ciertas comodidades, por ejemplo chofer y arrendamiento a largo plazo, por el cual solo se paga una cuota mensual fija, según la compañía con la que se contrate.

En el mercado mexicano existen varias compañías con las cuales puedes rentar un auto, para encontrarlas solo basta echar un vistazo en los buscadores de Internet bajo términos como “renta de autos” o “renta de carros”, según prefieras.

Fíjate muy bien en las tarifas de las compañías y si tienen promociones de temporada. Consulta la disponibilidad de puntos de retiro y entrega, así como los días y horarios de funcionamiento.

Lo primero que debes hacer ya que encontraste con qué compañía rentar el auto es fijarte en el seguro, pregunta si te cobran una cantidad extra por la póliza que ampara al coche y qué tipo de accidentes cubre, así como la asistencia en caso de desperfectos mecánicos.

El segundo paso es elegir un auto básico, es decir, solo para lo que lo necesites, sin lujos extra, porque con esos lujos vienen los “cargos extra”, que suelen ser muy caros.

Reserva con la mayor antelación posible. Toma en cuenta que los autos más económicos son los que se rentan primero, así que si no te apuras puedes verte obligado a rentar un coche que te salga mucho más caro que el que querías.

Los requisitos para rentar un auto

Si eres turista extranjero, tienes que presentar tu licencia que te acredita para conducir internacionalmente, además de documentos que acrediten tu identidad, usualmente el pasaporte, y tu mayoría de edad.

En ciertas ocasiones el auto alquilado puede ser manejado por más de un conductor, aunque es necesario proporcionar esa información a la compañía para que el seguro sea válido. Además, si la policía detiene el auto y el conductor no figura como autorizado para conducirlo, será arrestado.

Si bien la renta de autos puede ser por día o por semana, en algunos casos existen las limitaciones acerca de la cantidad de kilómetros a cubrir. Consulta con la compañía y elige el plan que más te guste. Si te excedes del límite, tendrás que pagar cargos extra; pregunta cuánto te costaría si tuvieras que pagarlos.