13 consejos de uso de minibodegas portátiles para mudanza

por | 4 de febrero de 2011

¿Eres una de las miles de personas que se han frustrado al empacar sus pertenencias para una mudanza? Una solución podría ser rentar una minibodega portátil, lo cual te permitiría planificar tu proceso de mudanza con mayor antelación. Veamos por qué.

Al rentar una minibodega portátil, ésta puede ser transportada hasta tu domicilio o al lugar donde tú desees. Puedes rentarla  con algunos días de antelación, así podrás almacenar tus pertenencias con mayor tranquilidad y organizar todo mejor.

Para rentar una minibodega portátil solo tienes que buscar una empresa que se dedique a ello. Puedes realizar una búsqueda en Internet bajo los términos “renta de minibodegas” o “renta de bodegas” y de inmediato tendrás un gran listado de compañías que ofrecen este servicio.

Si ya has rentado una minibodega portátil y quieres guardar tus pertenencias para la hora de mudarte puedes seguir estos consejos.

1)      Escribe todo en una lista… más adelante lo agradecerás. Antes de empacar una sola cosa, tienes que crear un registro de todo lo que te vas a llevar. Tienes que crear una lista con todo lo que te vas a llevar y su contenido. Coloca un número en cada caja y escribe lo que contiene en tu lista así como en la caja. Usa cinta, etiquetas, marcadores y los suministros que necesites para embalar todo. Al escribir los contenidos se específico; evita las abreviaturas y usa la subcategorización de las cosas; es decir no pongas “cocina” en una caja con platos y en otra con cubiertos.

2) Consigue todo lo que vayas a necesitar para empacar y guardar en la minibodega. Lo primero es que necesitarás muchas cajas… quizá más de las que piensas. Si tienes suficientes cajas, la mudanza será más sencilla. En caso de que consigas cajas de la “tienda de la esquina” tendrás que limpiarlas por dentro y por fuera, no te gustaría que tus cosas se mancharan ¿o sí? Pero si conseguiste cajas especiales para mudanza, te servirán por mucho tiempo aún después de que hayas llegado a tu destino.

También necesitarás una fuerte cinta de embalaje para poder cerrar las cajas y que no se abran en el camino. Puedes usar papel periódico sin imprimir o plástico burbuja para envolver los objetos más delicados.

3)      Utiliza cajas de armario. Estas cajas son ideales para objetos voluminosos o ligeros como pueden ser los edredones, las almohadas y las mantas, así como la ropa que vayas a necesitar con más frecuencia. Puedes llamar a la compañía de mudanzas o de renta de minibodegas para saber las medidas de las cajas. Las cajas de armario también se pueden utilizar para guardar objetos voluminosos como los rollos de tela, las cestas grandes o los tubos de papel de regalo.

4)      No empaques demasiado las cajas, ya que después no podrás levantarlas. ¡Imagínate si empacas una bola de boliche en una caja pequeña!

5)      Unos días antes de la mudanza procura llenar algunas bolsas con zapatos, suéteres, cinturones y pantalones. Después llena el fondo de las cajas de armario con algunas de las bolsas. Luego cuelga la ropa que necesites en perchas. No olvides cubrir la ropa para que se no se ensucie o le caiga polvo.

6)      Designación de un color para cada habitación. Elige un color para cada cuarto de la nueva casa, puede ser amarillo para la cocina, naranja para el comedor, etc. Aplica etiquetas de color en las cajas según correspondan, así sabrás donde poner todo cuando llegues a tu nuevo hogar. Si deseas que algunas cajas sean apiladas en cierto lugar de tu nuevo domicilio, escribe en una cartulina de color el mensaje: “Cajas aquí por favor” y las cajas que hayas rotulado con ese color serán puestas ahí.

7)      Mantén las cosas iguales juntas. Conserva los libros, los focos, las lámparas y los cables de electrodomésticos juntos para evitar que se pierdan. Las piezas pequeñas o sueltas no deben ser separadas o sufrirás un calvario para encontrarlas. Mantén los artículos más grandes en bolsas con cierre y séllalas con cinta en la parte inferior y posterior.

8)      Siempre ten copias de seguridad de piezas de cajas, llaves, cables, etc. Procura mantener esta caja contigo o márcala con un color para que pueda ser localizada fácilmente.

9)      Empaca con anticipación. Cualquier cosa que empaques con antelación te ahorrará tiempo el día de la mudanza. Además así podrás escoger lo que vas a llevar y lo que no necesitarás en tu casa. Analiza si realmente necesitas esos cinco radios o televisiones en tu nueva casa o si quieres un montón de utensilios de cocina rodando por aquí y por allá.

Los cestos para la basura también pueden ser empacados.

10)   Lleva lo necesario para la limpieza. Si tienes que limpiar tu antiguo hogar después de mudarte, arma un kit de lo básico para la limpieza y escoge algunos trapos que ya no te sirvan. No limpies nada antes de tiempo y cuando lo hagas procura que las habitaciones estén vacías por completo.

11) Utiliza tu equipaje. Rellena los espacios vacíos del equipaje y bolsas de lona con ropa, sábanas, toallas y productos de papel. Procura que tu equipaje siempre sea reconocible entre las demás cajas.

12) Protege los elementos de valor. Es una buena idea mantener las posesiones de valor como los cubiertos y las antigüedades con embalaje de protección. Siempre contrata un seguro que te ampare en caso de pérdida de los objetos de valor durante la mudanza y averigua qué documentos necesitas en caso de reclamaciones.

13) Mantén los documentos importantes contigo. Elabora una lista de documentos importantes como pueden ser:

  • Actas de nacimiento.
  • Registros escolares.
  • Estimaciones de mudanza.
  • Contactos de trabajo.
  • Números de tus proveedores de teléfono, gas, agua, etc.
  • Registros bancarios.
  • Números telefónicos importantes
  • Información de bienes raíces, mapas, etc.

Con información de: interiordec.about.com